Combustibles alternativos: bienvenidos a la era del nitrógeno

l_nitrogen-el-combustible-del-manana.jpg

Cuando de impulsar los vehículos de 4 ruedas se trata, aparecen en la realidad cientos de variantes químicas (algunas posibles y otras quizás un poco excéntricas) que aparecen en nuestras vidas, por un lado, para solucionar el problema de la escasez de combustible y, por otro, para disminuir las emanaciones a la atmósfera y, de cierta forma, potenciar la mentalidad ecológica en el mundo automotor.

Ahora, el futuro parece demasiado cercano con un método para movilizar automóviles que solo en las mentes de escritores de ciencia ficción parecía posible. Ya dimos testimonio escrito de los beneficios que en escala reducida (ya que son nuevos todavía) brindan al universo de los coches las sustancias conocidas como el hidrógeno y el etanol, pero hoy estoy orgulloso de presentarles otra posibilidad para hacer correr a los vehículos del futuro: el nitrógeno.

Según el sitio argentino De Automóviles, “el elemento nitrógeno tiene un punto de ebullición muy bajo. Como resultado de esto, cuando nitrógeno líquido es almacenado en un ambiente presurizado bajo control, obtenemos un gran potencial de energía para liberar. Como el nitrógeno es el principal elemento en el aire y el puro gas nitrógeno es el único producto involucrado en la reacción, no se produce polución por mover el vehículo”. Mucha energía y pocas emanaciones!

ln2000-impulsado-por-nitrogeno-es-una-realidad.jpg

Pero, si ustedes preguntan si es posible que este gas sea transformado en combustible para coches, la respuesta es sí. A fines de la década del ’90, en la Universidad de Washington crearon un vehículo conceptual conocido con el nombre de LN2000 que obtenía su potencia en base nitrógeno líquido.

En el sitio oficial de este invento revolucionario aseguran que el combustible líquido se deja liberar fuera del tanque presurizado y luego se precalienta en un artefacto llamado economizador. Allí toma calor para vaporizarse rápidamente y así expandirse en una reacción endotérmica. Este gas expandido es convertido en energía que mueve las ruedas de una camioneta modificada del Servicio Nacional de Correos de los EEUU por un motor radial de aire de 15 caballos. Esperemos que el sueño del nitrógeno sea realidad pronto.