Una colección con más de 40 Ferrari amarillos

FERRARI AMARILLOS

Colecciones extrañas hemos visto hasta el cansancio. Autos curiosos, también. Manías inexplicables, tampoco han faltado por aquí, sin embargo, nunca jamás hemos podido ver algo como lo que hoy nos ocupa. Es que Phill y Martha Bachman, se han llevado todos los laureles y… si no me crees, mirá entonces la foto que encabeza esta nota.

ferrari-amarillos-3

Los Bachman se dedican a dar rienda suelta a su verdadera locura y pasión por los autos de Maranello, pero con una curiosidad de por medio: sólo coleccionan Ferrari de color amarillo.
¿Una locura total? Puede ser, puede ser, pero en definitiva, una colección excepcional, genial y, sobre todo, sin igual. Ellos viven en la localidad de Greenville, en el estado norteamericano de Tennesse y su “berretín” consiste en exactamente lo que ves: una infernal colección de diferentes modelos de la casa italiana del Cavallino Rampante, con unidades que -ubicadas una al lado de la otra- tienen todas el mismo color.

Sin dudas, un caso para el análisis de un buen psicólogo.

ferrari-amarillos-2

Esa pasión inexplicable por los autos de Maranello ha comenzado para ellos hace más de 30 años y así las cosas han logrado colmar su infernal garaje con una colección de 40 Ferrari. Y atención porque no se andan con chiquitas ni mucho menos. Estos fanáticos empedernidos de los Ferrari amarillos ya se han dado uno de esos gustos imposibles de describir y han encargado recientemente a un sensacional Ferrari LaFerrari, obviamente, de color amarillo como te podrás imaginar.

ferrari-amarillos-4

La idea inicial de Phill Bachman era la de lograr ser el felíz propietario de una colección de Ferrari que saliera de lo común y vaya si lo ha logrado. Según lo que él mismo ha relatado, el primer modelo que ha adquirido para su tan particular colección ha sido un Ferrari 308 GTS que desde el principio quiso que no fuera del típico color rojo que tan bien le queda a los autos de la marca.

Y… como el primero de la colección fue amarillo, todos los otros que le siguieron, fueron del mismo color. Si tenés el dinero y los medios necesarios para comprarte tantos Ferrari como el amigo Bachman, bien hecho está lo que ha hecho este hombre. No creemos que vayamos a ver tantas colecciones iguales a ésta en el mundo. De hecho, se sabe, esta seguidilla de autos italianos de color amarillo, es sencillamente única…. y eso, vale un montón. No me da vergüenza decirlo: lo envidio.