Coches de película (parte I)

austin-powers-jaguar.jpg

El cine también tuvo sus estrellas de 4 ruedas, desde modelos clásicos que emocionaron a la audiencia en sus butacas, hasta coches futuristas que impusieron una nueva moda en el mundo entero. En la historia de la pantalla grande, miles de filmes tuvieron entre escena y escena vehículos que hicieron furor en cada época y otros que nunca más supimos de ellos. Hay muchos para nombrar pero, gracias al sitio Portalmix, ahora tenemos el Top 10 de los automóviles más destacados de los 16 milímetros, aquí están los primeros 5, pongan play.

El décimo en la lista es el modelo Plymouth Fury de 1958 que apareció en la película Christine de 1983: un auto asesino que se hizo muy popular en los ’80 y luego se convirtió en pieza de coleccionistas por las pocas unidades que se fabricaron.

El numero 9 es, según el sitio, el Ford Coupé ’32 amarillo (que ven abajo) de la película American Graffiti dirigida por el popular George Lucas (Star Wars) que trata de un grupo de adolescentes y sus vivencias la última noche antes de la universidad, en 1962. Al final de la película el Ford gana una carrera contra el Chevrolet ’55 de Harrison Ford.

amercian-grafitti-en-hot-rod.JPG

El número 8 es el modelo Tucker ’48 de la película Tucker, el hombre y su sueño en donde Preston Tucker soñaba con construir el mejor coche del mundo y así nació en la realidad este modelo del que sólo se hicieron 51 unidades. Pero el 7 no tiene igual: nada menos que el Ford Mustang Fastback del ’68 que mostraron honrosos en el film Bullitt entre persecuciones por San Francisco.

Si hablamos del 6 nos remontamos casi a la actualidad con el popular Jaguar E-Type Mk I (que ven primero en pantalla) decorado con la bandera británica para aparecer en el la primera y segunda entrega de Austin Powers. En la tercera parte utilizan un Jaguar XK8. Aún así, en el número 5 nombraremos al inigualable Mini Cooper que se hizo tan masivo en la cinta de 1969 The Italian Job con Michael Caine realizando perecuciones por las calles de Turín. Imperdible.