Coches grandes y contaminante o mansos y ecológicos?

mega-motor-pantalla.jpg

Este es el qué del asunto: con el paso de los años y las nuevas políticas ecologistas, las nuevas campañas sobre el cuidado del medioambiente, todas las películas que aparecen en el cine que hacen que salgamos llorando por el agua, el aire y las costas empetroladas (cuestión que en décadas anteriores no sucedía… a no ser que alguien se haya emocionado con alguna película de John Travolta). El punto es: con la nueva ola verde que se está difundiendo cada vez más en las mentes de las personas: es necesario aportar a la polución con nuestros grandes y pesadas maquinas de 4 ruedas?

Obviamente estoy de acuerdo en la melancolía y la sensación que nos brindan los clásicos de las carreteras: con sus formas rudas, sus carrocerías de miles y miles de quilogramos y sus motores originales que hacen vibrar las camas de las ancianas cuando intentan dormir la siesta. Pero, en estos años en donde el mundo lo vemos de otra forma (y quizás lo queremos un poco más), de grupos ecologistas insistentes (y hasta molestos) y de minutos en las esquinas aspirando el humo negro de camiones, ómnibus y coches de antes del ’75 que nunca fueron tocados: seguimos insistiendo con los motores viejos a gasolina?

autito-pequenito-atras.jpg

Es verdad, que a veces el dinero no alcanza para un automóvil japonés de pocas emisiones o quizás es muy caro cambiar algunas partes de nuestros vehículos con nuevas piezas para disminuir los contaminantes a la atmósfera: además, que en ciertas ocasiones no se ve muy masculino conducir un autito pequeñito con una bocina que suena como un gatito (estoy exagerando, pero quiero que se entienda mejor), que emite lo legalmente permitido de CO2 a la atmósfera… es un problema de hombres, las mujeres no van a entenderlo!

Entonces, en conclusión: qué debemos hacer? Escoger un vehículo que sea mas suave que los Muscle Cars de los años ’60 y ’70 (para dar un ejemplo) pero que no contamina el are y piensa en la atmósfera o debemos seguir con los clásicos de las carreteras que rugen como leones y chupan gasolina a lo bestia, pero mantienen intacta la dignidad masculina y enloquecen a las chicas? Vuelvo a repetir, este es un problema de hombres. Quizás no sea necesario seguir atiborrando los cielos con ese humo negro toxico que se impregna en los pulmones y todo ese CO2 dañino para el mundo. Quien pueda pagarlo, le recomiendo que cambie su viejo motor por uno más saludable!