Clubes de Amigos de los Autos: ¿un tema para tratar en el diván?

114.jpg

Puede que sea un tema para el análisis. Para el diván. Para que un verdadero profesional de la psiquis se detenga a analizarlo de una buena vez por todas.
Los Clubes de Amigos y Usuarios de los diferentes autos son un fenómeno que prolifera a pasos agigantados y parece no tener límites ni fin.
Hombres y mujeres alrededor del mundo se encuentran en perfecta comunión en torno a sus sagrados templos y altares que tienen forma de sus autos preferidos. Y no faltan nunca. Jamás están en pecado mortal. Siempre acuden allí. Si llueve, si sale el sol, de día y de noche. No hay obstáculos, no hay impedimento, no hay motivos suficientemente fuertes e importantes como para que no vayan hasta el lugar acordado a disfrutar de centenares de autos iguales al suyo y distintos a la vez.

214.jpg

Clubes los hay de todo tipo. La variedad es tan amplia como como la misma cantidad de autos, marcas y modelos puedas encontrar. Hay fanáticos para todos y cada uno de los autos que circulan sobre la faz de la Tierra.

Las modalidades pueden variar, pero por lo general la excusa son los autos y el objetivo puede terminar siendo simplemente una mateada entre amigos al costado del camino.

310.jpg48.jpg

Los lugares de reunión son tan variados que es imposible enumerarlos. Los socios o integrantes de los Clubes de Amigos de Autos encuentran siempre un buen sitio para su mecánico vicio. Ya sea al costado de una ruta, en amplios parques, en lugares cerrados, alquilados, prestados, regalados… cualquier terreno es bueno y aporta a la causa. Por eso sea donde sea, sea como sea, sea cuando sea, ellos nunca faltarán.

53.jpg

En Argentina puedes verlos por todas partes. Entrando a Internet o simplemente circulando por grandes arterias de la ciudad como por ejemplo a lo largo de la Avenida General Paz (línea divisoria entre la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires) puedes verlos.
Puedes encontrarte con amantes de todas las marcas. De todos los modelos. El Renault 12, el Ford Taunus, el Renault Fuego, el Torino, el Falcon y el Chevy son los más adorados por la tropa amante del motor.

62.jpg

Y entonces vuelvo a donde empecé.
¿Es éste un tema para el análisis de un profesional? ¿Merece ser tratado en una sesión de diván? Yo pienso que sí… pero los que se tienen que analizar son aquellos que no entienden de estas pasiones y sólo se limitan a criticarlas…