Mal clima entre Robert Kubica y BMW Sauber

robert-kubica-en-bmw.jpg

Lo que a principios de la temporada parecía ser el romance del año entre el joven, prometedor y talentoso piloto polaco Robert Kubica y su equipo en la Fórmula 1, BMW Sauber, experimentó un radical cambio en los últimos días.
Se nota que Kubica no está a gusto al llegar este fin de año. No queda claro si la bronca es con su equipo, es con él mismo o es con alguien más, pero lo cierto es que el final del año automovilístico para el polaco no llega de la mejor manera.
Hace muy pocos días Kubica ya se había destapado con críticas extremas hacia las nuevas reglas aerodinámicas que estarán vigentes a partir de la próxima temporada 2.009 en la máxima categoría del automovilismo mundial, pero no contento con eso (que parece que no le ha hecho gracia a más de uno…) ahora sigue con artillería pesada pero… contra su propio equipo, ese mismo equipo que lo ha cuidado y hasta mimado si se quiere a más no poder a lo largo del año (él no opina lo mismo…).

Una de las causas en el deterorio tempranero de las buenas relaciones entre Kubica y BMW Sauber pueden encontrarse en la “especie de debacle” experimentada por piloto y equipo de manera conjunta, cosa que se ha traducido en la caída en la tabla de posiciones del piloto polaco desde la mismísima punta del campeonato (recordemos que al finalizar el Gran Premio de Canadá de la temporada 2.008 Kubica estaba primero en el campeonato de pilotos…) hasta la cuarta posición final, lo que evidentemente no le ha hecho mucha gracia.

La realidad dice eso, mientras que Kubica sostiene una y mil veces que durante los últimos dos o tres meses del campeonato dio la sensación (los hechos parecen darle la razón) de que el equipo y él tenían claramente diferentes objetivos. El suyo (por Kubica) era indudablemente ser campeón del Mundo de Fórmula 1 y el de BMW Sauber fue (también sin lugar a dudas) consolidarse como tercera fuerza detrás de McLaren y Ferrari además de buscar desesperadamente la manera de darle más velocidad al inconsistente Nick Heidfeld.

¿Se habrá puesto nervioso ante los insistentes rumores de la (ahora descartada) llegada de Alonso al equipo? Avísenle que si es por eso se quede tranquilo… entonces ¿por qué estará tan enojado? ¿Se le pasará o se viene una tormenta?