Citroën CX Penthouse: producto de la excentricidad y el mal gusto

cx1.jpg

El Salón del Automóvil de Paris de 1980, fue el escenario de una de las más aparatosas y espantosas presentaciones que alguna vez hayamos podido presenciar.
Siempre existieron rarezas. Y siempre existirán. Eso es sabido.
Pero a veces la sorpresa se apodera de nosotros y nos deja perplejos. Boquiabiertos. A medio camino entre el espanto más absoluto y una cómplice sonrisa con el creador .

En aquella oportunidad, el Salón del Automóvil de Paris de 1980, sirvió de marco para presentar en sociedad un vehículo tan extraño como extraordinario. Tan llamativo como desastroso.
Se trataba del Citroën CX Penthouse, un engendro amorfo y desproporcionado hasta límites insospechados.
Producto de la afiebrada mente de alguien al que se le ocurrió destruír un fantástico CX ¡hasta conseguirlo!

cx2.jpg

Este concept (afortunadamente sólo quedó en un intento) era la concreción del sueño de aquellos que siempre desearon unir vehículo con vivienda. El resultado fue un horripilante híbrido que no era ni auto, ni casa rodante, ni limusina, ni nada. O tal vez… era todo eso en un solo vehículo.

Aquel Citroën CX también vio modificadas sus dimensiones en lo largo, agregándosele un tercer eje y modificando absolutamente su forma desde la cabina hacia atrás.
Para colmo, ni siquiera la decoración exterior fue acertada. Realmente se trató de un producto digno de ocultar, como para no mostrárselo a nadie, ni siquiera a los más allegados.

cx3.jpg

En su interior, abstrayéndose del sacrilegio que significó la modificación de una belleza como un CX, la cosa era diferente. Muy “kirsch” obviamente, pero confortable y acogedor.
Con todo tipo de comodidades y una estética digna de la época, el CX Penthouse invitaba a quedarse allí dentro para vivirlo y disfrutarlo como no era posible hacerlo desde lo exterior.

cx4.jpg

El concept dio bastante que hablar, aunque rápidamente quedó en claro que nunca haría historia, para pasar a ser en de un instante a otro, en una simple rareza del pasado.