¿Circuito o Cementerio de Cataluña?

tumba-en-el-circuito.jpg

Debe ser lindo darse unas vueltas al circuito de Cataluña… lo que sí, habrá que hacerlo de ahora en más con sumo cuidado. No sea cosa que en un derrape, o en alguna salida de pista te lleves puestos los restos del abuelo…
Es que la noticia que estamos por contarles tiene que ver (increíblemente) con eso… con la posibilidad de recibir las cenizas de los despojos mortales de todo aquel que esté dispuesto a pagar (no pocos billetes de euro) por conseguir su parcela en la mismísima pista española.

La cosa suena bastante bizarra y por unos instantes muchos creyeron que las cenizas podrían ser esparcidas en las camas de leca o en las vías de escape del circuito, lo que hubiese sido de lo más complicado a la hora de ir a visitar al difunto… sobre todo si se quiere ir a llevar unas flores el domingo en coincidencia justamente con una carrera…

Sería muy tétrico tener que ir a recuperar los restos de un ser querido debajo de los neumáticos gastados de un Fórmula 1… pero no, no será de esta manera amigos. La cosa será más o menos así (no deja de ser tétrico de todos modos): una empresa se encargará de la construcción de una especie de ciudad funeraria en los alrededores de la pista (dentro del circuito, claro) y allí se pondrán en “oferta” los espacios destinados a las tumbas cuyos valores irán desde los 1.500 hasta los 4.000 euros más el agregado de unos 50 euros mensuales. La tumba de esta manera será del que la quiera (¡Dios nos libre!) por un espacio de 25 años.

La verdad es que se han escuchado siempre historias muy raras rondando el tema de la muerte, pero ésto pocas veces lo hemos escuchado. Es más, se sabe de una persona que ha pedido ser enterrada inclusive debajo del arco de un estadio de fútbol de un equipo de Argentina y se sabe de quienes tienen las cenizas de sus familiares dentro de sus casas… ahora, dentro de un autódromo, es toda una novedad…
A mí, de todas maneras y a pesar de mi fanatismo por los autos y la velocidad, denme un lugar un poco más tranquilo el día que me toque…