¡Cinco Bugatti Veyron estacionados juntos en Canadá!

¿Quién no ha soñado alguna vez con dar la vuelta a la esquina y toparse con una impresionante cantidad de super autos deportivos ante sus ojos? No es cosa de todos los días, por supuesto, y esas oportunidades se pueden contar con los dedos de una mano…
Tal vez los pocos afortunados que vivan en las inmediaciones de la fábrica de la casa italiana Bugatti, puedan despuntar el vicio de hacerlo en determinado momento, pero los demás pocas esperanzas tenemos. Sin embargo, en un lugar bastante lejano de la fábrica de Bugatti, más precisamente en Canadá, se ha dado recientemente un hecho bastante insólito y particular, que si bien no es una enorme cantidad de autos de este tipo juntos no deja de sorprender. Sucedió en la puerta del Hotel Ritz de la ciudad canadiense de Montreal, y la oportunidad (como era de esperarse) se dio con motivo de la celebración del Gran Premio de Canadá de Fórmula 1 del 2012 en el circuito Gilles Villeneuve.

Más de un potentado y afortunado, para ser más concretos, cinco en total… se hospedaban en el mismo hotel canadiense y es por eso que se ha dado esta insólita escena con cinco bellísimos y cotizados Bugatti Veyron uno justo detrás del otro y en fila. Los hay casi para todos los gustos, como se verá en la foto de esta nota. Algo muy poco habitual, tal como podrán imaginarse… Como moraleja nos queda algo así: la cuenta es sencilla… allí vemos ni más ni menos que unos 10 millones de dólares estacionados sin más vueltas.
Repasemos con un poco más de detalle lo que han dejado “ahí en la vereda”: los autos han sido debidamente identificados con número y todo y así las cosas apreciamos un Bugatti Veyron Coupé (número 132); dos Bugatti Veyron Grand Sport (identificados con los números 052 y 041) y un Bugatti Veyron Sang Noir (con número 143), mientras que el quinto Veyron de la foto no ha sido identificado oportunamente (una pena…).
Lo concreto es que estas joyas mecánicas, estas esculturas móviles, esos diamantes en bruto sobre ruedas brindaron un espectáculo imposible de olvidar y muy difícil de repetir. Ojalá podamos recuperarnos tras ver semejante imagen. De no creer…