Chrysler sigue soñando la fusión con GM

gmchryslerfusion1

La historia ya se parece a la de una chica de mi barrio a la que dejó plantada un amigo… Resulta que la bella dama no se quedó tranquila y a pesar de la ruptura, cada noche dejaba centenares de mensajes de textos en el celular del caballero o buscaba denodadamente cruzárselo por la calle para ver si la unión podía ser otra vez una realidad…
El caso que nos ocupa tiene costados similares.
Aquí nunca hubo romance, es cierto, de hecho tanto Chrysler como General Motors son rivales, pero desde hace un tiempo a los amigos de Chrysler le anda rondando en su loca cabecita la idea de unirse hasta que la muerte los separe con los de GM (que tanto como ellos, no la están pasando nada bien, obviamente).

La cosa se había planteado hace ya unos meses y aquello de que para subsistir era indispensable la unión entre las empresas quedó rápidamente descartado (sobre todo del lado de GM).
Pero, actuando como una noviecita abandonada y despechada, los de Chrysler vuelven a la carga con su idea de fusión. Dice una sabia frase que la única batalla que se pierde es la que se abandona y aferrándose a eso (y a sus desesperados intentos de no morir…) en Chrysler siguen coqueteando con la idea (que no le gusta ni un poquito a casi nadie).

Los directivos de Chrysler sostienen con fuerza que la unión de su empresa con General Motors es la única opción viable en estos tiempos de crisis y argumentan además que el fruto de esa unión generaría cinco veces más beneficios que si de hecho se unieran con Fiat, por ejemplo.
Ellos dicen que ambas empresas podrían tener un mayor poder adquisitivo de esa manera y que el acuerdo generaría algo así como 36.000 millones de dólares en efectivo y otros 40.000 millones en beneficios operativos. Eso dicen los fríos números que han dibujado sobre un papel… tan fríos como los datos que dicen que será mejor que se muevan (las automotrices) y bien rápido porque no les quedan muchas opciones para sobrevivir.

¿Cómo terminará la novela?