Fiat cerró su fábrica de Termini Imerese

La marca Fiat ha cerrado un importante capítulo de su historia recientemente. La fábrica que la gran casa italiana tenía en Termini Imerese, Palermo (Italia) ha cerrado sus puertas y a partir de ahora en esas mismas instalaciones la marca DR Motor, se dedicará a ensamblar sus vehículos, fabricados en su mayor parte con componentes importados a tierras italianas desde China. DR Motor ofrecerá en el mercado italiano modelos tales como el DR1 (que es un utilitario); el DR2 (un monovolumen de tamaño pequeño) y finalmente el DR5 (un SUV). Un cambio enorme para la famosa planta de producción de Fiat que desde el lejano año de 1970 ha venido produciendo sistemáticamente modelos como el Fiat 500 Clásico (ver la foto que encabeza esta misma nota); o bien el Fiat 126 (entre los años 1975 y 1979); el Fiat Panda (entre 1980 y 1992); el Fiat Punto (entre 1993 y 2004) y finalmente el interesante Lancia Ypsilon (entre los años 2005 y 2011).

El cierre efectivo de la fábrica tuvo lugar el 24 de Noviembre de 2011 y según se ha informado los motivos del mismo se deben pura y exclusivamente al nivel de producción de la planta. La baja productividad y el ojo que se pondría sobre este tema era algo de lo que ya venía hablando sostenidamente Sergio Marchione y ayer concretó lo que no pocos sospechaban, el cierre de la fábrica de Fiat en Palermo tras tantos años de producción ininterrumpida.
Han sido 41 largos años de rica historia de fabricación de autos para la casa italiana, traducidos en ni más ni menos que unas 4 millones de unidades. La fábrica ha sido sin lugar a dudas una de las más importantes para Fiat, y de la misma han llegado a depender de manera directa unos 1.600 empleados (durante la década de los ’80 el número llegó hasta los 3.200 empleados); mientras que de modo indirecto, los operarios afectados llegaron a ser 700.

El cierre de la planta de Fiat en Termini Imerese no debe ser tomado como un hecho fortuito o casual, descolgado de toda una tremenda situación de crisis por la que está atravesando todo el continente europeo por estos momentos. Esta fábrica se suma a la primera que ya ha sido cerrada en estos turbulentos días de crisis en Europa, hablamos de la fábrica de General Motors/Opel, ubicada en la ciudad de Amberes (Bélgica), siendo las dos muy importantes factorías europeas que ya no producen tal como lo hacían (en el caso de la de Fiat) o bien directamente han cerrado definitivamente sus puertas.