Carlos Sainz con un Audi R8 LMS en Terramar

El circuito de Terramar, en Sitges, es el más antiguo de toda España y, coincidentemente, el segundo más antiguo de todo el continente europeo justo por detrás del famoso trazado inglés de Brooklands. Sin embargo eso no ha impedido que se acerque hasta el lugar la gente de Red Bull con (ni más ni menos) el gran campéon ibérico Carlos Sainz con un impresionante Audi R8 LMS. ¿El motivo? Muy simple (por decirlo de alguna manera…): ir en busca de un inolvidable récord de velocidad en esa infernal y traicionera pista peraltada con forma ovoidal.

Un motor de competición finalmente ha vuelto a sonar en un histórico lugar cuyo asfalto, ya demasiado mal tratado y avejentado, fue transitado por leyendas tales como el gran Nuvolari y otros como Divo y Resta, sólo por nombrar a algunos, sólo que en esta oportunidad no hubo lugar para la nostalgia sino que la bestia mecánica es bien actual y con toda la tecnología de un super auto del siglo XXI.

La tarea de conseguir un tiempazo no era sencilla y para eso, además de contar con un auto superlativo, han elegido a dos grandes pilotos. Uno, ya lo adelantamos fue Carlos Sainz y el otro Miguel Molina, piloto ofiacial de la marca de los Anillos en el DTM.
Tanto Sainz como Molina se sintieron realmente sorprendidos por la propuesta realizada por la gente de Red Bull. Es que ninguno de los dos pilotos convocados sabía de la existencia de este legendario y mítico trazado español, por lo que al llegar al lugar las expectativas eran sencillamente enormes. Y mucho más aún tras ver el estado de la pista, sumamente desgastada por el paso de los años y su casi total estado de abandono y falta de atención.

La idea de hacer andar a toda velocidad a un auto como el Audi R8 LMS sobre un trazado peraltado que invita al pie pesado sobre el acelerador era muy sugestiva para los pilotos españoles. Los exagerados peraltes, el mal estado del asfalto, el peligro a cada metro, no dejan de agregarle interesantes ingredientes a la experiencia vivida.
El récord del trazado estaba en poder de Louis Zborowski Miller desde 1923, cuando logró dar la vuelta en 45,8 segundos a un promedio de 157,2 km/h., mientras que la nueva marca de Sainz se consiguió a un promedio de 170 km/h. cosa sorprendente dadas las condiciones malísimas del asfalto.
Para finalizar del mejor modo, no te pierdas el video.