Caresto Hot Rod Jakob: un mix entre el espíritu yanqui y la tradición sueca

caresto-1.jpg

Con los Hot Rods me pasa algo similar que con las mujeres: por lo general me gustan las morochas, pero eso no quita que haya alguna rubia capaz de hacerme perder la razón.
¿Cómo uno estas preferencias sobre las damas con el tema de los Hot Rods, te preguntarás…? Pues te lo explico así: a mí por lo general los Hot Rods no me gustan, ni un poquito, aunque en este caso podría considerar un rotundo y drástico cambio de opinión.
Los autos de serie serían las “morochas” y este Caresto Hot Rod Jakob haría las veces de “rubia” desequilibrante…

caresto_hot_rod_jakob-031.jpg

Por que por más vueltas que intente darle al tema, por más negativas a mirarlo con buenos ojos que me autoimponga artificial y forzadamente, no puedo menos que reconocer que estamos ante una verdadera obra de arte.

caresto_hot_rod_jakob-041.jpg

La gente de Volvo ha querido celebrar sus primeros y fructíferos 80 años de existencia de una manera bastante particular y le ha encargado a la firma Caresto que se ponga manos a la obra modificando un magnífico Volvo OV4 del año 1927. ¿El resultado? Esta maravilla mecánica que combina a la perfección el original espíritu sueco clásico del Volvo de principios del Siglo XX con una apariencia de típico Hot Rod de las sureñas rutas norteamericanas. Cosa que hace a la perfección y que sobre su carrocería no desentona para nada y no resulta chocante en absoluto. Se da de manera natural.

caresto_hot_rod_jakob-051.jpg

Según mi punto de vista, este Caresto Hot Rod Jakob que celebra un nuevo aniversario de la tradicional casa sueca, no tiene rivales entre autos similares. Todos los demás, absolutamente todos, participarían por un hipotético segundo puesto… por lejos.

Sobre este Hot Rod “Sueco” habrá que hacer justicia y no dejar de puntualizar algunas cosas bastante destacables, a saber: en primer lugar los detalles de terminación son francamente algo para el aplauso sostenido y de pie. Es una auténtica maravilla y bien podría ser considerado el pequeño manual ilustrado del buen gusto, el refinamiento y el estilo para la construcción de coches de este estilo. Por eso sostuve que no tiene rivales a la vista. Es de una factura exquisita e inigualable.
En segundo y no menos importante lugar, la sencillez y el minimalismo conseguidos (y buscados) son otros ítems para subrayar y remarcar. Al auto no le sobra absolutamente nada y sin embargo cada cosa está donde debe estar. Es (si es que se me permite lo exagerado del término) un Hot Rod perfecto.
Inmejorable diría yo.