No apto para cardíacos: Anderson Germany Ferrari 458 Italia Black Carbon Edition

La manera de plantearlo en el título de esta nota podrá resultar no tan creativa, puede saber a “lugar común” a “frase hecha”, pero no cabía otra posibilidad que la de describir a este fenomenal auto que no fuera de ese modo. Mientras muchos que andan dando vueltas por allí se dedican a destrozar bellezas similares a ésta, la gente de Anderson Germany sabe sin lugar a dudas de qué manera se trata a una joya sobre ruedas como un Ferrari 458 Italia. Y vaya si lo saben…
Vean ustedes mismos.

Se trata, para presentarlo formalmente en sociedad, del Anderson Germany Ferrari 458 Italia Black Carbon Edition, sin más vueltas… el auto que prácticamente nos deja sin palabras adecuadas para describirlo y que, si nos descuidamos, nos mata de un paro cardíaco.
Estos preparadores han metido mano (de manera brillante, claro) sobre este superdeportivo de la casa italiana y, tal como el nombre del modelo lo indica, han utilizado fibra de carbono por donde quieran imaginarlo, al tiempo que además se han tomado el debido trabajo para mejorar sus prestaciones.

Desde el apartado de la estética, los cambios y modificaciones respecto del modelo original son muchos y, sobre todo, notables (fundamentalmente en el sector frontal). Este auto tiene un nuevo capó que incluye unas tomas de aire en los laterales, también muestra un nuevo diseño de la parrilla frontal inferior. Además tiene nuevo diseño en las carcasas que recubren los espejos retrovisores externos y también son diferentes al original el difusor trasero del auto y el cubremotor. Demás está decir que todo, absolutamente todo esto ha sido fabricado en fibra de carbono.
También son muy llamativas sus nuevas llantas conformadas por cinco agresivos rayos y pintadas con el mismo color del auto. Las mismas son de 21 pulgadas y dejan ver en alto contraste (dado su fuerte color amarillo) a las pinzas de freno. En cuanto a los neumáticos diremos que lleva en el tren delantero unas 245/30 ZR 21, mientras que en el tren trasero calza unas 345.

Ahora veamos sus fenomenales prestaciones.
Ha habido una debida reprogramación de toda la electrónica y también se ha modificado el sistema de escape, por lo que la potencia es ahora de excitantes 623 CV finales, en contraste con los (nada despreciables) 570 CV originales generados por su motor 4.5 litros V8. Hablando del nuevo sistema de escape, diremos que el mismo le ahorra al auto unos 18 kilogramos de peso y que además le permite al conductor seleccionar entre tres diferentes niveles de ruido.

En el interior del auto, en el que también predomina la fibra de carbono, se destaca la utilización de materiales como cuero y alcántara con costuras a la vista. El color negro, obviamente, es el denominador común de esta edición.