Canadá aporta 2.8 billones de dólares a GM y Chrysler

gm-chrysler-canada.jpg

Mientras el benefactor de la humanidad, (casualmente presidente de los Estados Unidos) George Bush sigue esquivando zapatazos por Iraq y Afganistán y mientras sigue demorando la tan mentada ayuda que finalmente dijo estaba por llegar para los 3 Grandes de la industria automotríz norteamericana, el tiempo sigue pasando y en definitiva… se acaba.
Ford, General Motors y Chrysler necesitan esa ayuda económica tanto como un pez necesita del agua (los motivos que los han llevado a este desastre quedarán para otra oportunidad…) y lo cierto es que sea por un lado o sea por el otro, el rescate no llega, se desvía, se demora, se niega, se vuelve a conceder y la cosa ya se ha pasado de castaño oscuro.

Como dijimos, Bush, de plena gira por “países amigos” acaba de declarar que el rescate no está listo debido a lo inesperado del viaje que tuvo que hacer, por lo que el gobierno canadiense, respondiendo a un pedido oficializado hace unos cuantos días por las empresas automotrices, ha decidido desembolsar unos 2.8 billones de dólares destinados a ayudar a GM y Chrysler (no a Ford) como para que puedan tener un límite de maniobras y un margen de error (¡más errores no! por favor) superior al que tienen hoy en día.

La ayuda proveniente del gobierno canadiense tiene dos claros objetivos que son, obviamente, inmediatos: el primero y principal, salvar a las empresas de la tan temida bancarrota y en segundo término, que éstas (las empresas) puedan mantener la producción de sus vehículos hasta que la ayuda oficial norteamericana (sea con Bush o sea con Obama) llegue definitivamente.