Cambio de estrategia de Aston Martin a partir de 2016

ASTON MARTIN

No siempre las cosas son lo que realmente parecen. Uno, por lo general, tiene la sensación de que ciertas marcas, siempre tan pulcras y prolijas, tan aceitadas y tan efectivas en lo que a sus productos finales se refiere, tienen todo absolutamente bajo control. Pero en más de una oportunidad podríamos llevarnos una sorpresa. El caso de Aston Martin, en los tiempos que corren y desde hace largo rato ya, es uno de esos casos. La casa británica se encuentra hoy por hoy en una encrucijada, de la cual debe salir rápidamente para poder mirar al futuro con cierto optimismo y –lo más importante- con buenas perspectivas de ventas y aceptación del público para con sus modelos estelares.

El tema es no quedarse detenido en el tiempo y ver cómo la competencia te pasa por encima. A eso se estaría arriesgando Aston Martin si es que no se decide a renovar una plataforma con la que trabaja y que ya es sencillamente obsoleta. Sus modelos, si bien excelsos y exquisitos, no se ven diferenciados prácticamente con respecto a los de la competencia, parecen haber perdido ese famoso plus, ese valor agregado fundamental para despegarse del resto y además, la marca, está “atada” a los motores que Ford le fabrica con licencia exclusiva hasta el año 2016.

El cambio de estrategia, la renovación total y real, debe llegar más temprano que tarde y en eso mismo están abocados ahora. La casa inglesa está desarrollando una nueva plataforma VH, la cual estará adaptada debidamente a las plantas motríces de los cotizadísimos Mercedes AMG. La casa enfrenta ese cambio de estrategia (en realidad es un cambio real de mentalidad) incluyendo la utilización de muchos más elementos de aluminio en sus modelos, como así también –y esto es para poder diferenciar entre sí muchos de sus modelos, cosa que actualmente no sucede- implementar diferentes longitudes y batallas en sus autos tan bonitos.
Los cambios que estarían llegando a partir de 2016 serían varios. Por ejemplo se espera la la presentación del nuevo Aston Martin DB9, modelo que se comenzará a comercializar en 2017. También la gama se renovaría con los Vantage V8 y V12 que llegrán en 2018, mientras que para el año 2019, estará disponible el nuevo Aston Martin Vanquish. Y la cosa no se detiene allí: más adelnte todavía estarán llegando a los mercados los Rapide y Lagonda SUV. Como se verá, una renovación programada, pautada y paulatina, pero a partir del 2016, sin pausa alguna.
Tras la petición de muchos préstamos, la marca se encuentra en la complicada tarea de optimizar sus recursos, utilizando plataformas de producción que le den la chance de producir de manera flexible varios de sus modelos simultáneamente. Los autos a partir de 2016 serán sustancialmente distintos entre sí, pero –por lo anteriormente dicho- compartirán muchísimos elementos.
El objetivo es claro y sólo uno: ponerse en igualdad de condiciones que Ferrari en el mercado automotríz. Ya está empezando a trabajar para lograrlo.