Button espera el llamado de otros equipos

llamado-para-button.jpg

Nadie sabe si se la ha pasado el enojo. Lo único que se puede asegurar es que Jenson Button, que acababa de firmar un nuevo contrato con Honda F1 (de ahí también su enfado con los popes de Honda), podría ser liberado si es que (tal como el mismo Button espera) surge la posibilidad de competir en el campeonato de Fórmula 1 del año 2.009 sobre otro auto de otra escudería.

El presidente de Honda, Takeo Fukui, y el jefe del equipo, Ross Brawn, ya no saben con qué cara mirar al inglés de 28 años que ni por las tapas se quiere perder un año de carreras.
Ahora se sabe que Button prácticamente exige que se rompa sin más efecto el contrato que desde hace muy poco lo volvía a ligar con Honda F1 y pide a gritos que cualquier otro equipo le de una butaca para competir como él quiere.
Button sabe que no está como para andar eligiendo mucho, de manera que el mensaje que ha lanzado es claro y demoledor: tomará los riesgos que tenga que tomar y da por sentado que casi correría en la escudería que se lo ofrezca, cueste lo que cueste.

Ross Brawn acaba de decir que a él le encantaría de buen grado seguir contando con Button (si es que hay nuevos dueños) pero que entiende que un año sabático a los 28 años de Button no es recomendable y finalmente lo entiende. Además declaró (Brawn) que cada oferta puntual que reciba Button será estudiada para que en definitiva, uno de los más perjudicados, pueda competir lo mejor posible el año que viene.

Por su lado alguien (no revelado) en Toro Rosso declaró que si Button quiere ir al equipo “no necesitaría hacer una prueba” mientras que más oficialmente desde Red Bull (la casa madre) dijeron que lo sucedido con Honda F1 no afectará para nada la elección de los pilotos de Toro Rosso.
¿Qué saldrá de este berenjenal?