El Bugatti Veyron BBB del Sultán de Brunei y una escolta muy particular

bugatti_veyron_sultan_2.jpg

La pintoresca escena se produjo en la rampa de acceso al Hotel Carlton de la ciudad de Mónaco.
Como para agregar un ejemplar más a la variedad cromática que alguna vez habíamos mostrado sobre los Bugatti Veyron, ahora nos topamos con este tan particular.

Resulta que el Sultán de Brunei quiso dar un paseo por la Costa Azul y decidió hospedarse en este hotelucho de mala muerte. Obviamente hay cosas de las que nunca se separa: sus joyas, su auto preferido y su custodia.

bugatti_veyron_sultan_brune.jpg

Al pasar frente al Carlton (les advierto que yo no me hospedo en ese lugar…) ví con sorpresa una extraña caravana. Me acerqué, violando un vallado que pretendía impedírmelo, y pude observar con mayor detenimiento a ese extrañísimo Bugatti Veyron bicolor.
Quise preguntarle al conserje de quién era el coche, pero claro, mi francés es pésimo y él… no quiso entenderme en castellano, de modo tal que sólo un argentino que por allí pasaba, me sacó de la duda: “es el autito del Sultán”… me dijo socarronamente.

Resulta que el “autito” del Sultán, coquetamente pintado en naranja y negro, era “acompañado” por otro vehículo que formaba parte su custodia personal. Se trataba de una imponente Mercedes Benz Clase G que hacía las veces de transporte para su séquito.
Pero eso no tenía nada de particular. Lo llamativo eran sus colores: naranja y negroigualito que el Bugatti Veyron.

bugatti_veyron_.jpg

Un detallista el Sultán
Un campeón a la hora de elegir cosas que combinen…

Bueno, ahora los dejo, debo seguir viaje yo también.
Acabo de reservar una habitación compartida en una hostería de Córdoba… y también voy con mi auto bicolor, un Fiat Duna SC de 1990 al que recién saco del taller. Sólo pude arreglarle la chapa… el mes que viene, si puedo, lo hago pintar…