Bugatti Veyron Grand Sport L’Or Blanc

Si en más de una oportunidad hemos sufrido duro y parejo al enterarnos que la casa italiana Bugatti había sacado de circulación (léase: fin de la producción) al fantástico Bugatti Veyron, ahora por lo menos podremos tener un buen premio consuelo ya que la casa ha decidido presentar en sociedad a una nueva variante especial del modelo, para que (de alguna forma) podamos seguir disfrutándolo.
La versión normal del Bugatti Veyron ya no se fabrica, pero a Dios gracias, podemos ser testigos del nacimiento de esta serie especial limitada que se ha dado en llamar Bugatti Veyron Grand Sport L’Or Blanc.

Este modelo es algo sencillamente fenomenal, digno de no creer. El auto puntualmente ha sido concebido por Bugatti en directa colaboración con la gente de Königliche Porzellan-Manufatur Berlin, o si lo prefieren y para que resulte mucho más sencillo, KPM, sin más vueltas. Esta variante tan espectacular ha sido basada directamente en el modelo descapotable, el Bugatti Veyron Grand Sport. Sus características más salientes están prácticamente todas a la vista y son fundamentalmente aportes desde lo estético.
En primer lugar se destaca absolutamente su sensacional pintura exterior con un estilo bitono que emula ni más ni menos que a los reflejos sobre la carrocería, tal como se puede apreciar fenomenalmente en la galería de fotos que les mostramos en esta nota. Y en segundo lugar, este modelo se destaca dados los numerosos detalles realizados en porcelana, tanto en el exterior como también en el interior del auto (de ahí que se haya trabajado directamente con Königliche Porzellan-Manufatur Berlin).

Por lo demás, no hay demasiado más para decir acerca de este auto. Los grandes cambios y aportes son más que nada estéticos y no de otra índole. El Bugatti Veyron Grand Sport L’Or Blanc ha sido presentado en sociedad el pasado 30 de Junio de 2011 en las instalaciones de la mismísima KPM en la ciudad de Berlín, en Alemania.

Para aquellos interesados (interesados somos muchos…) que además tienen la oportunidad de adquirirlo (en este bando ya no somos tantos como los interesados…) habrá que avisar que esta belleza sin igual en el mundo de los autos cuesta ni más ni menos que la friolera de 1,65 millones de Euros (leyeron bien amigos y amigas: 1,65 millones de euros).

Ahora sí, sin más vueltas, aquí los dejamos con esta completa galería de fotos que lo muestra de cuerpo entero para el deleite de todos aquellos que somos amantes de los autos. Un “bicho” imperdible e infernal.