Brabus G63 AMG

Resulta ser un combo casi perfecto. Una receta con ingredientes irremplazables. No deben caber ya dudas de que si pensamos en los mejores todoterrenos del planeta, el Mercedes Benz Clase G, debe estar integrando nuestra lista, con muchos méritos a su favor. Si a eso le seguimos agregando ingredientes como por el ejemplo el sello de AMG, le sumamos una cierta exclusividad, nada sencilla de encontrar.
Pero claro que al mismo tiempo podemos pedir más y entonces es cuando entra en escena el nombre de Brabus, con lo cual lograremos tener al fin y al cabo un modelo muy pero muy particular. De eso se trata precisamente este que les estamos mostrando en la nota. La combinación perfecta de todo lo enumerado con anterioridad: se trata del excitante y atrapante Brabus G63 AMG, una bestial máquina negra hasta la médula y poderosa como pocas. Es, por decirlo sencillamente, algo realmente único.

Si bien desde lo estético, no hay grandes y tan notables cambios respecto del modelo original, su coloración aguerrida y sus llantas infernales de 23 pulgadas, le van dando un marco espectacular que se termina de completar con las pinzas de freno pintadas en llamativo color amarillo.
Si eso no resultara suficiente para este killer sobre ruedas, también es posible regular la atura de la impresionante carrocería con la suspensión neumática.

Y hay más para este boletín…
Como bien es sabido el “toque” especial de Brabus por lo general viene de la mano de la motorización y en este caso los preparadores no nos han de defraudar. En sus entrañas esta bestia lleva un motor 5.5 litros V8 Biturbo y lo que es mejor todavía es que la potencia en este caso llega a los 620 CV finales en contraposición de los 544 CV del modelo original antes de pasar por las manos de Brabus. El par motore también se ha aumentado llegando a 800 Nm.

¿Te ha gustado? ¿Todavía estás conteniendo la respiración? Todo muy comprensible…