BMW Isetta: el regreso

Nadie puede asegurarlo feacientemente, pero las voces finalmente se corren y los misterios, tarde o temprano, se terminan develando. El regreso del famoso BMW Isetta, parece ser, a esta altura más que un simple rumor o una cuestión de mero deseo.
Suena bastante a realidad.

bmw_isetta_render.jpg

BMW está dispuesta a entrar de lleno en el mercado de los pequeños autos urbanos y no parece haber mejor modo de hacerlo que reflotando al viejo y querido «ratón alemán» .

La imagen que ilustra esta nota es un render de lo que será en un futuro el nuevo BMW Isetta.
Concebido en la mente de alguien para pelearle el lugar a autos como el Mini, el Fiat 500 y el mismísimo Smart ForTwo, este proyecto sin fecha fija de presentación y lanzamiento, resulta tentador ya desde la bidimensión.

De llevarse adelante, no caben dudas, el nuevo Isetta provocará tantos adeptos como detractores. Los nostálgicos disfrutarán de este nuevo diseño, aunque más no sea por el retorno en sí, que ya se tratará de un verdadero acontecimiento mundial.
Pero para los puristas, para los fanáticos cerrados, los más celosos, la nueva versión puede ser tan repulsiva como una cucharada de aceite.

El espíritu está ahí, presente. Pero ciertos detalles (que no son menores en absoluto) no se verán ni por asomo sobre la carrocería del nuevo Isetta.
Como si otras cosas no importaran, podemos hablar específicamente de la famosa puerta frontal que, esta vez por razones más que obvias (estética, seguridad y comodidad), no se incluirá. El nuevo BMW Isetta contará con dos pequeñas puertas laterales que poco y nada tienen que ver con el concepto original del auto.
El mito del auto con acceso frontal se ha roto para siempre con esta nueva versión. Es cierto.
Sin embargo, el modelo virtual presentado, no desentona en absoluto según micriterio, con el viejo espíritu y con la sana y necesaria renovación.

Por lo demás, no hay dudas de que estamos frente a un «ratón alemán» del siglo XXI.
Mientras BMW decide qué hacer en el futuro con este proyecto, sólo nos queda ser pacientes y aguardar expectantes la segunda venida del inmortal Isetta.