El bizarro Bati-Opel GT 1973

opel-gt-batimovil.jpg

¡No amigos de Coches 2.0, no se trata del nuevo Batimóvil! ¡Nada que ver!
Tampoco se trata de la nueva versión del Opel GT. No, no. Definitivamente, como podrán ver.
Este engendro atroz y deforme es ni más ni menos que la particular visión personal de un tipo que destruyó transformó un viejo y querido Opel GT del año 1.973 en un impresentable, vergonzoso y bizarro Batimóvil casero que (casi) da vergüenza ajena.

Se dice por ahí que su primer dueño, autor del crimen (¡vaya manera de destrozar un auto casi clásico), tuvo esta genial idea para ir desde su casa hasta el hospital infantil en el que trabajaba para hacer las delicias de los niños internados.
Como idea (hay que reconocerlo) es bastante loable, pero aquí no estamos hablando de intenciones si no más bien de los resultados y si de eso se trata el resultado final es bastante deplorable.

Luego de su transformación inicial el bizarro Bati-Opel GT 1.973 recibió una lluvia de artefactos electrónicos que se pueden encontrar por doquier en su interior para luego ser vendido a un “experto” coleccionista de cosas de Batman (va entre comillas lo de “experto” por parece que en este caso le han vendido gato por liebre…).

El auto acusa unos 50.000 kilómetros recorridos (parece poco) y cuenta con toda la parafernalia necesaria para que sea un auténtico Bati-auto: escudo del encapuchado en el frente, una especie de (falsa) turbina y unas ganas tremendas de hacer quedar mal a su creador.

¡Santa Bati truchada, Batman!