Bentley con problemas de corrosión en la “B”

Nuevos llamados a revisión en los Estados Unidos… y ya van… unos cuantos en los últimos tiempos. Pero claro que éste, es algo especial. No se trata aquí de aceleradores que se accionan inesperadamente, tampoco hay pedales que se traban con las alfombrillas, ni hay siquiera airbags que se accionan solos provocando accidentes indeseados. Tampoco hay problemas de freno o dirección… éste nuevo llamado a revisión del que estamos dando cuenta es uno de esos que sinceramente cuesta creer.
En esta oportunidad le toca el turno a la excelentísima casa británica Bentley a algunos de sus modelos en particular y el problema detectado es de corrosión.
Más de uno querrá saber en dónde se han detectado esos problemas de corrosión: ni más ni menos que en la letra “B” metálica que forma parte de su clásico distintivo e la trompa del auto. Sí, sí, amigos… así como lo leen…
Habrán visto entonces que hay problemas y problemas y éste que hoy nos ocupa resultará (en comparación con otros casos), por lo menos, pintoresco.
Pero que sea pintoresco (por llamarlo de alguna manera) no significa que no sea merecedor de un debido llamado a revisión. Y así será.

Los modelos de Bentley afectados por este inusitado problema en el emblema metálico de la parte frontal, son los Bentley Arnage, los Bentley Azure y los Bentley Brooklands, todos fabricados entre el año 2007 y el 2009. Tal vez muchos hayan creído que tras la compra de Bentley por el Grupo Volkswagen, este tipo de cosas serían definitivamente temas del pasado, pero para sorpresa de otros tantos (muchos, claro) algo así efectivamente ha sido posible y ha sucedido en muchas unidades de la marca inglesa en los Estados Unidos.

El problema en sí radica en que la insignia con la letra “B” en la trompa de estos autos, se oculta o aparece llegado el caso, pero debido a estos problemas de corrosión aparecidos, la misma puede llegar a dañarse de tal manera que quedaría trabada en la parte exterior del capó y en caso de accidente podría además dañar seriamente a los peatones.
Un problema que aparentemente es menor, pasa a ser de suma importancia y por eso se ha determinado que muchas unidades de los modelos anteriormente nombrados sean revisadas.
La revisión incluye a nada más y nada menos que 596 autos que se han comercializado con este artilugio en la trompa. De momento no se sabe si la campaña de revisión de los modelos será limitada a los Estados Unidos o si será globalizada y se extenderá a otras partes del mundo.