Ni Barbie se animaría a conducir este Hummer

hummer_h2_rosa-1.jpghummer_h2_rosa-2.jpg

Si alguna vez has tenido la oportunidad de ver el patético Hummer Pink Edition te “habrás acordado” de todos y cada uno de los familiares de su nefasto creador. Pues bien, si eso te sucedió en aquella oportunidad, ni me imagino qué sensaciones te puede causar la presentación de esta otra versión.

Según parece, alguien estuvo internado unas cuantas horas recibiendo una sobredosis de películas de hadas y dibujos animados de Hello Kitty para después internarse en su estudio de diseño y crear esta horrorosa variante de Hummer.

hummer_h2_rosa-3.jpghummer_h2_rosa-4.jpg

No quedan dudas que esta es la mejor manera de destruír con estilo el espíritu original del Hummer. Un vehículo agerrido y con aspecto de pocos amigos que con esta versión irrespetuosa pasa a la categoría de “conduce uno de estos y conviértete en el centro de todas las bromas de tus amigos”…

hummer_h2_rosa-5.jpghummer_h2_rosa-7.jpg

Para ser sincero no creo que ni siquiera la mismísima Barbie o las extravagantes Bratz se animen a dar un paseo en una cosa así.
Si desde afuera parece algo ridículo con ese tono entre rosado y lila y con esas llantas y toques cromados por doquier, ni te imaginas el dantesco espectáculo que encontrarás en su interior.

hummer_h2_rosa-8.jpg

Párrafo aparte merece el encargado del tapizado de este Hummer “Cuento de Hadas Edition”…
Se sabe que se ha organizado una cruzada mundial para dar con el paradero del tapicero más kirsch del planeta. Para ajusticiarlo…
El pobre hombre habrá quemado sus pestañas y habrá dedicado horas enteras para decidirse por la mejor opción, la más adecuada a la hora de elegir la tela para cubrir los asientos… y finalmente optó por la peor.
Y no hace falta hablar sobre el resto de los innecesarios detalles del interior, con sólo ocuparnos del despropósito de los tapizados alcanza.
Esa tela blanca con un sobrecargado diseño de flores rosadas invadiendo el lugar ¡harían sonrojar hasta a Minnie Mouse!

hummer_h2_rosa-10.jpg

Evidentemente los encargados de llevar adelante este trabajo de tuneado tan particular han equivocado el rumbo. Recuerden que para la próxima Navidad les envíe de regalo una brújula, ya que realmente no saben hacia dónde ir…
Muchas horas habrán empleado en la transformación (¿o debo decir destrucción?) de este Hummer.

Pero la moraleja final es simple: no siempre cuando tu esposa pasa muchas horas en el salón de belleza queda como tú lo has soñado… A este Hummer le ha sucedido lo mismo…