Barack Obama: ayuda a las automotríces pero con control

barack-obama-y-fabricantes.jpg

A riesgo de pecar de románticos e ingenuos no estará nada mal que de una vez por todas le demos crédito a algún político, sea de la extracción que sea, sea del país que sea. Lo de Barack Obama y su increíble ascenso hasta el mismísimo salón oval de la Casa Blanca, abre una luz de esperanza sobre métodos diferentes en lo que hace a la política o para por lo menos escuchar lo que muchas veces pretendimos escuchar.
No siempre se puede decir que los altos dirigentes mundiales (Barack Obama se puede decir que ya lo es) hablen clarito como ustedes o nosotros podemos hacerlo sentados en torno a la mesa de un bar.

El tema son las automotrices y el descalabro que las han llevado a estar literalmente al borde de la mismísima muerte sobre lo que (obviamente y ante la inminencia de su asunción como presidente de los Estados Unidos el próximo 20 de enero) Barack Obama se ha expresado con toda claridad y contundencia.
Obama ha dicho lo que íntimamente piensan millones de personas: las empresas automotrices que tan complicadas están (General Motors, Ford y Chrysler) deben pagar por los errores estratégicos que han venido cometiendo sistemáticamente.

Claro que Obama no es tonto y no come vidrio, por lo que eso no significa que termine “soltándoles la mano” a las automotrices ya que como él sostiene la industria de los autos es parte de la columna vertebral de la economía norteamericana y si cayeran en desgracia (léase: desaparecer) la situación se tornaría insostenible y no se podrían controlar los miles y miles de puestos laborales que se perderían.
Pero esa opinión de Obama no significa que se les vaya a conceder lo que piden los 3 Grandes de manera insensata.
La política en lo que hace al tema de las grandes automotrices será para Obama crucial y él es partidario absoluto de darles el dinero que solicitan para sobrevivir y que la debacle no sea total, sólo que eso llegará pero… con condiciones.

Si las empresas automotrices no han sabido proyectar y llevar adelante modelos más eficientes, ok, recibirán el rescate una vez que Barack Obama llegue a la presidencia de manera efectiva, pero el dinero será manejado por una nueva figura que aparecerá en este escenario: un administrador.
Ni para Obama ni para nadie tendrá sentido que los 3 Grandes cierren sus puertas, ni que pierdan sus trabajos todos sus empleados, pero eso sí… tampoco crean que manejarán una vez más el dinero “a piaccere”. No, no.