Bailey Blade Concept: un auto del futuro inspirado en los deportivos del ayer

bailey-1.jpg

Si colocáramos imaginariamente a este furioso Bailey Blade Concept en una gigantesca balanza, veríamos que indefectiblemente es un auto “super equilibrado”.
Esta figura, sólo me sirve para presentar este perfecto mix entre lo mejor de la tecnología del futuro con lo más rescatable de los autos de épocas anteriores.
Es que el Bailey Blade Concept no es ni más ni menos que eso.
Se trata de un cupé deportivo frenético y rabioso, construído valiéndose de los más modernos avances pero que rememora la estética y el espíritu de los deportivos de hace casi 40 años.
¡Y vaya si lo logra!

bailey-2.jpg

El auto, estéticamente es un regalo para los ojos. Sus cuidadas líneas y sus finímos detalles de terminación lo transforman en una exótica joya sobre ruedas.
La escencia de los viejos autos deportivos yace en cada centímetro de su cuerpo.
Su salvaje V8 capaz de erogar entre 400 y 500 HP, su afilada aerodinamia y su carrocería enteramente construída en fibra de vidrio (tan liviana…) hacen que el Bailey Blade Concept sea un auténtico pura sangre de nuestros días, con todos los ingredientes de un auto del futuro y con todos los toque nostálgicos que su aspecto le puede dar.

Con las impresionantes prestaciones que tiene, con el impecable diseño que muestra, con todos los avances tecnológicos y de construcción con los que nos sorprende, hay sin embargo sólo una cosa que quiero destacarle: su perfecto equilibrio.
En otras palabras, su impresionante armonía entre todos los componentes de su conjunto.

bailey-3.jpg

Ese es según mi criterio el punto máximo a destacar del Bailey Blade Concept. Según parece, el sueño de Neal Bailey, ya comenzó a hacerse realidad.
La construcción de este prototipo recientemente presentado le ha abierto una puerta que indefectiblemente conduce a un camino de gloria.
Ese mismo camino que, como en una fábula o en una leyenda, conducirá a este creador hasta el mismísimo final del arco iris… allí, dónde sólo se conoce la felicidad.

bailey-4.jpg

Ahora sólo resta esperar su puesta en producción, lo cual casi con seguridad sucederá hacia finales de 2008.