Opel ya no pide ayuda a los gobiernos europeos

Los coletazos de la crisis económica y financiera internacional que tanta tela ha dado para cortar el año pasado, se siguen haciendo sentir hoy en día y cuando ya casi nos estábamos olvidando de algunas de sus complicadas consecuencias, nuevamente surgen noticias en tal sentido. Una vez más centramos la mirada en la casa alemana Opel, aquella que había solicitado oportunamente su divorcio de la General Motors y la que finalmente fue rescatada por la empresa norteamericana.
La crisis que estos momentos aqueja a toda Europa ha provocado que el gobierno alemán negara la ayuda económica de unos 1.100 millones de euros a Opel y eso a su vez a motivado que la casa General Motors determinara que ya no tiene tiempo y paciencia para seguir aguardando las determinaciones de otros gobiernos europeos por lo que ha decidido retirar la solicitud de ayuda pedida oportunamente.

La marca Opel había solicitado una ayuda expresada en unos cuantos millones de euros a diferentes gobiernos del Viejo Continente y ante la negativa de la administración de Merkel, ha determinado prescindir de ese salvataje.
Vale aclarar que hasta el momento los únicos gobiernos que habían accedido a contribuír con el rescate de la casa alemana eran los de España y el Reino Unido, los cuales en conjunto habrían llegado a ofrecer una cifra que se acercaría a los 600 millones de euros en total. Cifra nada despreciable para los tiempos que corren y para la complicadísima situación que atraviesa Opel.

Ahora bien: dadas como se están dando las cosas habrá que terminar pensando que la situación de Opel no debe ser a esta altura del partido tan complicada, ya que la crisis se financiará únicamente con el dinero que le inyectará la General Motors, algo fundamental (y parece que suficiente) para su reestructuración definitiva.
También hay que recordar que General Motors había solicitado oportunamente una ayuda económica de (nada más y nada menos) unos 1.800 millones de euros.
La negativa del gobierno alemán no parece haber mermado los planes inmediatos de la marca y en este sentido Nick Reilly, presidente de General Motors Europa, ha declarado recientemente que todo se llevará adelante con el dinero enviado por GM central y que eso además contribuirá de la mejor manera para que la marca siga presentando nuevos modelos en poco tiempo más. La idea es la de regresar prontamente a la rentabilidad y todo parece indicar que están por lograrlo.