Ni auto ni moto: Cirbin V13R

v13-1.jpg

Todavía no he comenzado esta nota y ya me estoy enrredando en mis propias palabras. Tengo que presentarte el Cirbin V13R, eso es lo único que tengo en claro. Lo que no sé es cómo presentarlo: había pensado en hablar de una motocicleta de dos plazas y tres ruedas pero luego desistí y creí que era mucho más conveniente hablar de una auto biplaza al que le falta una rueda por detrás que monta el motor de una Harley-Davidson. Después pensé en presentarlo como una extraña mezcla entre los dos tipos de vehículos, pero al fin me decidí y creí conveniente decirte que esto no es ni una cosa ni otra, aunque en realidad tiene mucho de los dos (y esto no lo digo despectivamente, al contrario). Es que el Cirbin V13R tiene lo mejor de las motos y lo mejor de los autos.

v13-2.jpg

El verlo puede moverte a confusión pero luego de unos pocos instantes, esa confusión se transforma en una auténtica certeza: el Cirbin V13R es algo francamente fantástico.

A diferencia de predecesores tales como el Carver One o el Clever, éste extraño aparato tiene dos ruedas delanteras y una en la parte trasera.

Monta un magnífico motor de Harley-Davidson que entrega 125 CV de potencia, cosa que sumada a su peso de 475 kilogramos, hará que realmente la pases muy bien a bordo y que la experiencia sea francamente divertida e inolvidable.

v13-3.jpgv13-4.jpg

El Cirbin V13R mide unos 3,53 metros de largo en total, su despeje al asfalto es de apenas 11 centímetros y todo el poder que sea capaz de entregar se transmite al piso mediante unos impactantes neumáticos de 18 pulgadas adelante con el remate de sus 17 pulgadas por detrás.

¿Su precio? ¿Acaso quieres que te arruine la jornada? Pues bien… te lo digo, el Cirbin V13R cuesta la friolera de 39.995 dólares y puede adquirirse con algunos opcionales como airbags laterales y radio si es que son de tu agrado.

¿Te conveciste? ¿Estás juntando los verdes billetes para tener el tuyo? Excelente decisión… después de todo en una misma compra te estarás llevando de una sola vez una moto y un auto…¿Qué más puedes pedir?