Audi RS6 Avant 2013

Audi ya no sabe de qué manera seguir sorprendiéndonos… o mejor dicho, lo sabe y muy bien. Si alguna vez pensamos que ya lo habíamos visto todo de parte de la casa alemana con sede central en la ciudad de Ingolstadt, bien equivocados que estábamos, porque ellos se las han arreglado a las mil maravillas para que nos sorprendamos ante semejante bestia que han presentado.
Nunca tuvimos dudas que para viajar como un rey había que tener en el garaje a un Audi RS6, pero esto que les mostramos en esta nota… ya son palabras mayores. Se trata del asombroso e impactante Audi RS6 Avant 2013 y eso es lo mismo que decir: la más radical variante de toda su muy completa y excelsa gama de modelos. No es poco decir y… motivos son los que sobran para asegurarlo.

Este modelo es lo que pocas veces hemos podido imaginar. El Audi A6 Avant llevado a un extremo casi inconcebible en su variante RS, implementando algunas varias soluciones en lo que a tecnología se refiera que ya hemos podido ver en autos tales como por ejemplo el Audi A3.
Hay muchas novedades en este auto. Es la berlina familiar más poderosa que podamos encontrar en estos momentos en el mercado de autos y sus principales características radican en una muy sensible reducción de su peso y el motor que en este caso es un V8 Biturbo TFSI de 4.0 litros de cilindrada, en reemplazo del anterior que era un V10 Biturbo.
Su potencia llega en este caso a los 460 CV finales y tienen todas las características de los mejores autos deportivos y… lo que es mejor aún: su consumo ha sido debidamente acotado. Este auto consume menos (un 40%) ahora que en versiones anteriores.
¿Se puede pedir más?

Salatan a la vista todas las modificaciones implementadas como para que ya no nos queden dudas de que estamos efectivamente ante la versión RS del modelo: una carrocería bastante ensanchada, grandes tomas de aire frontales, unos faldones laterales bastante generosos, las salidas ovales de escape y un gran difusor trasero, además de las impresionantes llantas de 20 pulgadas, prácticamente nos hacen olvidar que estamos viendo un auto definitivamente familiar. Y lo es, créannos.

Pero hay algo muy importante que no se nota a simple vista: su peso. Esta versión pesa 100 kilogramos menos que la versión hasta ahora conocida y eso se logra gracias a la utilización de aluminio en prácticamente el 20% del total de las partes de su carrocería.
Y las prestaciones son sensacionales también: acelera de 0 a 100 km/h. en apenas 3,9 segundos, llegando a ser su velocidad final de unos 305 km/h. como si nada sucediera.
¿Alguien se acuerda a todo esto que estamos ante un auto familiar? No… nadie.