Audi A3 g-tron

AUDI A3 G-TRON

Si este auto fuera uno de esos maridos que son agarrados con las manos en la masa junto a su amante, diría: “no querida, no es lo que parece”… Y de eso mismo se trata esta nueva variante del Audi A3, de aparentar una cosa pero ser otra. Se trata del recién llegado (al mercado automotríz alemán) Audi A3 g-tron, que muchas expectativas puede llegar a crear, sobre todo dado su ampuloso nombre pero que en cierta medida, decepcionará a más de uno.
Para ir al grano y no andar dando innecesarias vueltas, hay que decir que este auto no es otra cosa más que una leve vuelta de rosca de la marca alemana de los anillos entrelazados, para que el Audi A3 pueda utilizar nafta sin plomo y gas natural de manera indistinta.
No es poco lo propuesto, es cierto, pero tampoco es algo descomunal y cuando hace un tiempo habíamos comenzado a escuchar sobre la llegada de esta versión nos habíamos hecho otra idea.
De todos modos, valga decirlo, es una válida propuesta para los tiempos que corren, con los cuidados por el medio ambiente y el ahorro tan presentes en nuestros pensamientos.

Ahora… vamos: ¿un Audi A3 a gas? Duele de tan sólo decirlo…

Sea como sea, ya está hecho y más que disponible en tierras alemanas. El Audi A3 g-tron está equipado con un motor 1,4 litros de cilindrada, 11 CV de potencia e inyección directa. El consumo es realmente bajo para un auto de este tipo, llegando a los 3,3 kg/100 de gas natural, con lo cual el ahorro (en esto sí que se destaca) es notorio y de esa manera se puede (en Alemania) recorrer una distancia de 100 kilómetros por tan sólo 3,50 Euros. Nada mal. Nada mal, le vamos encontrando los atractivos al auto.
Un detalle del lanzamiento del nuevo Audi A3 g-tron es que la marca ofrece la posibilidad de adquirir una tarjeta llamada “e-gas fuel card” que por unos 14,95 Euros permitirá repostar gas natural en cualquiera de las 650 estaciones que se encuentran repartidas por el territorio alemán.
El precio recomendado base en Alemania para el nuevo Audi A3 g-tron es de 25.900 Euros.
Una variante más, que no hará historia pero que, definitivamente, cuida el bolsillo de alguna manera.