Aston Martin Rapide Jet 2+2 Bertone

Hace unos días nos enfrentábamos a un misterioso teaser de parte de la gente de Bertone que apenas si nos dejaba adivinar que la presentación que estaban preparando para el Salón de Ginebra era en realidad un Aston Martin del que no podíamos obtener muchos otros datos más. De eso se tratan los teasers en definitiva, mantener el misterio mostrando al mismo tiempo algo que no nos diga demasiado. En eso fue efectivo. Pero ahora ha llegado el momento de poder descubrir de qué se trata la presentación y aquí está el Aston Martin Rapide Jet 2+2 Bertone.
El carrocero Bertone ha realizado un trabajo absolutamente excelso y sensacional. El trabajo se ha traducido en una impresionante versión “familiar” (así podemos definirla) del Aston Martin Rapide, algo que tibiamente podíamos llegar a adivinar tras ver la oscurecida parte trasera del teaser con el que se había iniciado este misterio que ahora se ha develado…

Bertone ha sorprendio a propios y a extraños con una versión que bien podría decirse que recibe algo de inspiración del trabajo del 2004 de Aston Martin con el Vanquish Jet 2. De este modelo que llega a Ginebra para el deleite de todos se destaca muy puntuialmente la resolución brillante del techo en la parte trasera con esa caída suave y muy estética, como así también la maravilla que han logrado con el diseño del portón trasero y las nuevas luces. Es un producto brillante, digno de los dos nombres que lleva: Aston Martin y Bertone.

Hay algo en este genial Aston Martin Rapide Jet 2+2 Bertone que estamos empezando a conocer que nos recuerda vagamente a otro auto maravilloso. Hablamos del Mercedes Benz CLS Shooting Brake, con la salvedad de que el Aston Martin tiene una caída de la parte trasera del techo que resulta ópticamente mucho menos pronunciada. Pero a grandes pinceladas es un auto que bien podría compararse en ese sentido con el gran auto alemán mencionado.
Es también muy interesante la terminación del techo con un suave spoiler en la parte superior del portón trasero. Todos los detalles, como era de esperarse, cuidados al máximo.
Lo que no se modifica es el motor, el cual sigue siendo un V12 de 6 litros de cilindrada con tracción trasera, caja de cambios automáticos y generosos 476 CV de potencia.
En el interior los cambios son poco significativos, con algunos cambios en los materiales del habitáculo.