Aston Martin Cygnet: exitoso como pocos (la demora en la entrega es su contra)

Ha llamado la atención a propios y a extraños desde el mismísimo momento en que fuimos sabiendo del mismo. Desde la gestación del concept, siguiendo por el auto tal como es, el Aston Martin Cygnet ha generado muchísimas expectativas y así las cosas más de un acaudalado empresario se ha quedado con uno. El auto, bien podría decirse parafraseando a la sentencia que alguna vez ha deslizado un político: está condenado al éxito…
Pero no todas son rosas en el camino del Aston Martin Cygnet hacia las preferencias absolutas de los usuarios. Es que el auto es interesante se lo mire por donde se lo quiera mirar y de eso no hay ni habrá dudas, pero… (siempre hay un pero…) hay un punto en el que (la marca inglesa) “hace agua” y ese punto negativo es el de los tiempos de producción y espera para las entregas.

El tema es relativamente sencillo de entender, pero (por ahora) bastante complicado de resolver: la marca inglesa no está vendiendo más unidades del Cygnet en la actualidad simplemente porque no los tiene en stock. Resulta que la personalización de este pequeño vehículo de Aston Martin no es nada sencilla, debido fundamentalmente a los muchísimos elementos con los que cuenta que pueden ser elegidos y modificados por los dueños. De modo tal que para la marca, una vez llevado a cabo todo el proceso previo a la compra en sí misma, la elección de materiales y terminaciones, etc., resulta hoy por hoy prácticamente imposible entregar los autos rápidamente. Para decirlo sencillito y sin vueltas: como se imaginarán, no es el precio lo que espanta a los compradores en este caso, sino que se trata del larguísimo tiempo de espera para recibir su auto.

Hay tantas variantes de cosas para elegir, tantos bemoles para este modelo, que a Aston Martin le resulta impracticable hacerse de un stock, cosa que sería sencillamente inconducente bajo todo punto de vista. Este Toyota iQ tuneado a todo lujo es por todo ésto, un rotundo éxito de ventas pero la marca deberá ajustar las clavijas para lograr que los tiempos de espera y entrega se acorten definitivamente. Demás está decir que seguramente el año que viene el modelo encuentre gran fuerza venida de parte del lanzamiento del Toyota iQ en su versión eléctrica, cosa que seguramente motivará la llegada al mercado de un Aston Martin Cygnet, también eléctrico. Pero claro, la marca deberá resolver ciertos temas con anterioridad a que eso suceda.