Red Bull se asocia a Infiniti pero no cambia el nombre de su motor Renault

Se da confirmación (en parte solamente) de una noticia que hemos brindado aquí en Coches 2.0 hace apenas unas horas. El rumor que se encontraba circulando muy fuertemente en estos días decía que el equipo campeón del mundo de la Fórmula 1 actual, vale decir Red Bull, podría estar cambiando su planta motríz con miras al inicio del mundial. Concretamente se decía que el motor Renault (el mismo que equipo a los “dos” equipos Lotus) iba a ser reemplazado con efecto inmediato por un motor Infiniti, en busca de una presencia e impacto para la marca de autos lujosos que también es propiedad de Renault/Nissan.

Lo que en un principio se daba prácticamente como cierto, ahora ya no lo es: Infiniti llega de la mano de Renault / Nissan / Red Bull a la Fórmula 1 Internacional y del mismo modo a la gran vidriera marketinera para colaborar estrechamente con el team campeón del mundo, pero una cosa es llegar hasta allí y otra muy diferente es provocar un cambio de denominación del motor del auto, cosa que definitivamente no sucederá.

En un aspecto en el que la marca Infiniti tendrá asignado un rol muy importante y nada despreciable en Red Bull es en el desarrollo de las baterías para el sistema de recuperación de energía, el llamado KERS. También se producirá un interesante ida y vuelta tecnológico entre Infiniti y la casa francesa Renault, las cuales trabajarán codo a codo en busca de nuevas soluciones para la planta motríz del auto.
Se cree que la llegada de la marca Infiniti a Red Bull (el logo de la marca se ha emplazado en la trompa del auto, en los laterales y en la parte posterior del alerón trasero, con una gran presencia visual, como así también en los buzos de los pilotos, lugar del cual ha sido “desterrado” el Rombo de Renault…) es la punta de lanza para una estrategia mucho más fuerte de ahora en adelante. A mediano plazo la casa Infiniti no sólo aumentará su presencia publicitaria a nivel mundial, sino que además estará agrandando a su familia de vehículos con otros nuevos modelos. La Fórmula 1 parece ser la vidriera ideal para eso.
El acuerdo del fabricante japonés de autos con el equipo Red Bull tiene inicialmente una duración de dos temporadas, comenzando en la actual del 2011.