Alimentos vs Etanol: el debate

Todos sabemos que la escasez de combustible es una realidad en el mundo: vemos la cada vez mayor cantidad de coches circulando a 2 centímetros por hora en las atiborradas calles y percibimos su elevado número de unidades cando tardamos 10 minutos en cruzar cuando no hay semáforos. Pero, más allá de los problemas cotidianos en llegar de una esquina a la otra en el menor tiempo posible, existe una pregunta en el aire: cómo abastecer semejante cantidad creciente de automóviles en un futuro si la gasolina y el gasoil están escaseando?

Entonces en el mundo apareció una solución casi milagrosa que se hizo patente en países como Brasil: nada más y nada menos que el Etanol. Un líquido que pareció venido del cielo, que sirve como combustible y se obtiene de una forma muy sencilla: de la fermentación del azúcar o del almidón de maíz. Además, a diferencia de la gasolina, éste no necesita de grandes sumas de dinero para investigar yacimientos de petróleo. El Etanol, como muchos saben, solo necesita de plantaciones de caña de azúcar y de maíz para generarse y hacer funcionar a nuestros vehículos de una forma milagrosa, como en las películas de ciencia ficción más fantasiosas. Casi fue la solución de todos los problemas, por lo menos de los problemas en el universo de los coches.

etanol-vs-alimento-opinion-dibujos.JPG

Entonces comenzó un nuevo debate diferente al de la escasez e combustible, se generó otra nueva pregunta: efectivamente el Etanol solucionaría la falta de combustible, pero qué sucede con la escasez de campos y terrenos para sembrar alimentos o alimentar ganado? Cuántas hectáreas de territorio se necesitarían para poder abastecer la gran masa vehicular que va aumentando su volumen día a día? El líquido que hará en un futuro (y en muchos casos, en la actualidad) funcionar nuestros automóviles, perjudicará cada vez más las partes de tierra destinadas a los alimentos?

He aquí el debate: alimentos o Etanol? Una puja entre el avance de la ciencia pero a costas de vidas humanas, aunque quizás no sea tan así. En un artículo del sitio Hechos de Hoy, se cita al Presidente de Brasil, Inácio Lula da Silva, quien afirma que, a pesar de la gran popularidad del etanol en su país, los brasileños comen y la gente vive más. Asimismo, hace hincapié en que el alza de los precios de los alimentos proviene de la creciente cantidad de bocas que alimentar. Pero, con menos campos la situación empeora, o no? Aunque, por otro lado, necesitamos urgentemente combustibles alternativos a la gasolina. Una contrariedad gigantesca.

etanol-vs-alimento-lula-bush.jpg