Ford ahora considera seriamente vender Volvo

venta-de-volvo.jpg

Las preocupaciones generadas dada la situación económica y financiera de Ford y sus repercusiones en el futuro de una empresa tan importante como Volvo (Ford es dueña de la casa sueca) parecen empezar a relajarse ante el anuncio por parte de Alan Mulally, presidente de Ford, quien ha declarado a los medios de prensa en estas horas que la marca del óvalo azul está considerando seriamente diversas opciones que involucran directamente a Volvo.
De esas opciones obviamente la más potable y la que en definitiva terminaría aportando una buena bocanada de aire (tanto para Ford como para Volvo) sería, claro está, la venta.
Y por lo menos en estos tiempos turbulentos y plagados de angustia y preocupación, la noticia aportada por la cabeza de Ford no deja de ser esperanzadora.

No sería nada extraño pensar que Ford se terminará desprendiendo en poco tiempo más de una de las marcas emblemáticas sueca. Ya lo hizo con Jaguar, Aston Martin y Land Rover y luego de haber comprado a Volvo en el año 1.999 por unos 5.000 millones de dólares y viendo los números al rojo vivo de la empresa en la actualidad, la decisión cae casi de maduro: la venta es la única salida y Ford ahora sí, considera seriamente esta opción.

Las nubes tormentosas ya han aparecido sobre el cielo de Ford hace un tiempo y como previniendo males mayores ya están tomando las riendas de este caballo desbocado que hasta el momento ha motivado 6.000 despidos dadas las estrepitosas caídas de las ventas en lo que va del año. Ese lapidario 13,5% de caída en las ventas y los 458 millones de euros de pérdidas son motivos más que suficientes para que la venta de Volvo sea hoy prácticamente un hecho consumado que, ahora, confirma prácticamente de manera oficial Ford.