Un Opel Agila con el toque deportivo de Irmscher

opel_agila_irmscher-011.jpg

Ahora queda bien claro: para tener un utilitario interesante no hace falta renunciar en absoluto a la estética y a una buena dosis de look deportivo.

El Opel Agila es un pequeño vehículo que la gente de Irmscher ha elegido para retocar muy a su manera y llevarlo unos cuantos pasos adelante.
En esta versión no encontraremos cambios ni mejoras en la parte mecánica.
Todo el trabajo de Irmscher se centró exclusivamente en el costado estético del vehículo.

No hay mucho para decir sobre lo que queda expuesto a la vista de todos. El resultado del trabajo es excelente y verdaderamente le han aportado cosas muy positivas al auto.

opel_agila_irmscher-021.jpg

Los cambios más notables se ven en la trompa del Agila. Hay en esta edición especial una parrilla renovada y paragolpes delanteros con nuevo diseño respecto del original. No desentonan en absoluto y le agregan un plus al Agila, que en lo personal, creo no tenía en su versión ode origen.

Por lo demás, los otros cambios notables están en la parte trasera del auto.
El paragolpes trasero con una especie de difusor adosado le sienta muy bien y lo mismo ocurre con el deflector que se ubica sobre el portón trasero.

Si hubiese que objetar algo (en realidad no hace falta), diría que tal vez resulten algo exageradas esas llantas de 17 pulgadas en un utilitario de este tipo y tamaño. Pero esto es un detalle que no hace a la cosa. Todo en este auto está en el lugar correcto y de la manera correcta.

El auto está muy bien logrado y es armonioso en general. Los cambios practicados con el kit estético de Irmscher no hacen más que revalorizarlo y llevarlo hacia otro estadio, el de un auto de una categoría superior.
Más interesante, sin dudas.