AeroMobil 3.0: así se vuela con un auto

AEROMOBIL - 1

Tantísimas veces hemos visto autos super veloces que merecieron nuestra expresión: “Este auto, vuela”. Pues bien, entendiendo esa imagen, ese sentido figurado, más de una vez hemnos visto algunos intentos -muy efectivos por cierto- de dar con un auto que vuele realmente, no será ni la primera ni la última vez que eso suceda. Y ahora, entonces, tenemos la chance de ver a otro ejemplar que, hay que decirlo, nos sorprende muy gratamente. Se trata del AeroMobil 3.0, un extraño aparato que funciona a la perfección.
Ésto se nota mucho más explícitamente al ver el video que te mostramos al final de esta nota. No es lo mismo ver las fotos, las imágenes estáticas que darse el lujo de verlo en acción en el video. Te lo recomiendo.

El extraño y exótico aparato es fruto de la creatividad y el trabajo de Stefan Klein, oriundo de Eslovaquia, y tendrá su primer vuelo oficial (de hecho ya ha volado este aparato) el próximo 29 de octubre de 2014 en oportunidad de celebrarse el “Pioneers Festival”, el cual se llevará a cabo en la ciudad de Viena, en Austria. Allí se llevará a cabo, se concretará el verdadero primer vuelo oficial de este aparato hecho con tanta efectividad y con tanto criterio.
El aparato es la actual encarnación de una evolución llevada a cabo partiendo del modelo 2.5, el cual ya había sido debidamente probado. En el caso del AeroMobil 3.0, se han practicado varias actualizaciones y modificaciones, como así también se han mejorado muchas de sus terminaciones y aplicado nuevos materiales en su acabado.

AEROMOBIL - 2

El extraño vehículo, mantiene su arquitectura anterior y sigue exghibiendo un conjunto de alasa plegables. Se moviliza con un motor Rotax 912 que, para que tengas una acabada idea, es muy similar al utilizado en las motos de agua de SeaDoo. Su potencia es de 100 CV finales y es capaz de lograr una autonomía de 500 kilómetros y alcanza una velocidad de 160 km/h. Mientras va por la carretera, mientras que en el aire puede viajar haciendo un recorrido de más de 690 kilómetros a una velocidad máxima de 200 km/h.

Mientras tanto, faltan ultimar detalles y cuestiones legales referidas a conseguir el permiso correspondiente y la habilitación para que este tipo de vehículos circule libremente, por la ruta y por el cielo.