Advertencia de Ferrari: podría dejar la Fórmula 1

luca-di-montezemolo.jpg

Sería algo así como Los Beatles sin Paul McCartney o John Lennon. Kiss sin Paul Stanley o Gene Simmons. Led Zeppelín sin Jimmy Page o Robert Plant. Así de grande sería el vacío…
La advertencia ha caído como un verdadero balde de agua helada sobre nuestra humanidad y el eco que ha provocado será eterno casi como su mismísima historia plagada de gloria y éxitos deportivos.
Hablamos de Ferrari y su anuncio oficial sobre la posibilidad latente de abandonar la Fórmula 1 si es que la loca idea de la FIA (Max Mosley y su gente para ser más precisos…) se lleva a cabo.
Los popes que rigen desde sus escritorios los destinos de las actividades deportivas motores están planeando desde hace un tiempo las mejores (¿?) maneras de reducir costos en la máxima categoría mundial de automovilismo y ahora se han destapado con algo inesperado: hacer de la Fórmula 1 una categoría con motores y transmisiones estándar cosa que (demás está decirlo) eliminaría del todo el espíritu que anima a los grandes constructores, las grandes marcas y los sponsors a meterse en este lío: la competición en sí misma.

Tal vez como nunca los jefes de los equipos integrantes del (mal llamado) circo de la Fórmula 1 están prácticamente de acuerdo. Sea Luca di Montezemolo (Ferrari) o sean legendarios directores como Ron Dennis (McLaren) y el mismísmo Flavio Briatore (Renault), por nombrar sólo algunos, coinciden en que además de eliminar los altos costos (en esto están todos igualados) también se eliminaría de esa manera la competencia entre las marcas que por eso no verían con malos ojos la posibilidad de emigrar hacia otros horizontes más prometedores.
Tal es el caso de Ferrari que luego de estar “desde siempre” ligada a la Fórmula 1, no deja de pensar en su salida de la categoría aunque eso, en definitiva, no sea lo que quiere…

Si la FIA (que ahora ha reculado diciendo que en realidad la propuesta es una y sólo una de las tres presentadas…) persiste con el proyecto, ¿a dónde quedarán el espíritu de competición y el desarrollo tecnológico propios de cada marca que (en definitiva) tantos beneficios produce finalmente con el tiempo en los autos de calle que solemos manejar?

Por el bien del deporte todo, por el bien del bendito espíritu competitivo que hace que la sangre corra por nuestras venas mucho más fuerte, que sea lo mejor… Nosotros creemos que lo mejor es que cada uno muestre lo que tiene y de esa manera compita para ser el mejor. Sea el que sea.