Fiat adquirió el 52% de Chrysler

Desde hace largo rato que se viene hablando sobre la adquisición que la casa italiana Fiat planeaba sobre la norteamericana Chrysler y finalmente ahora se puede anunciar con absoluta seguridad: Fiat ha adquirido ni más ni menos que el 52% del paquete accionario de Chrysler y, de este modo, maneja a discreción los destinos de la tradicional firma norteamericana. La unión ya había comenzado a funcionar en los Estados Unidos y ya se empezaron a ver los buenos frutos, sólo que con la compra de la mayoría de Chrysler de parte de Fiat, empieza definitivamente otra historia.
La historia es sencilla de leer: Fiat aumentó su involucramiento en un 6% más sobre lo que tenía hasta ahora (que era obviamente de un 46% de las acciones) con el claro y firme objetivo de cobrar mayor protagonismo en los Estados Unidos de América, que era un lugar en el que definitivamente no lo tenía hasta el momento.

El anuncio a cargo de Sergio Marchionne (foto), Consejero Delegado de Fiat, terminó de dejar en claro que la administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tuvo bastante que ver con todo esto. Marchionne agradeció a Obama sus gestiones y sus políticas tendientes a lograr una más concreta inclusión de la marca italiana en el mercado de los Estados Unidos (Obama era de la idea de lograrlo desde hace largo rato, aunque no son pocos los que se permiten dudar de eso).

De acuerdo a lo que se ha venido dando con la unión entre Chrysler y Fiat en los últimos tiempos, no era descabellado esperar una mayor participación de parte de Fiat en esta importante alianza comercial que han comenzado. De hecho Chrysler ha logrado liquidar definitivamente su enorme deuda de unos 7.600 millones de dólares (contraída con los Estados Unidos y con Canadá), gracias a la refinanciación lograda en parte al darse por hecho hace un tiempo la unión con la italiana Fiat.

Marchionne (volviendo a hacer foco sobre la compra del 52% de parte de Fiat sobre Chrysler) también remarcó que esta gran integración tiene como objetivo la creación de un gran fabricante automotriz a nivel mundial. Además se ha dejado en claro que el acuerdo garantiza mayores y nuevas inversiones conjuntamente con la generación en poco tiempo de nuevas fuentes de trabajo.

Sea como sea, ha comenzado sin lugar a dudas un nuevo capítulo (y muy importante) en la historia de estas dos grandes empresas, sobre todo para Fiat.