Adiós a Ferdinand Alexander Porsche

Para todos los que de un modo u otro amamos a los autos, la noticia no puede menos que conmovernos y entristecernos. El pasado 5 de abril de 2012, ha fallecido nada más y nada menos que Ferdinand Alexander Porsche, el legendario creador de uno de los más memorables modelos de la marca alemana, el Porsche 911.
Ferdinand Alexander Porsche era, a diferencia de su padre y de su abuelo (que eran ingenieros), un esteticista sobre sus autos. Este hombre le prestaba toda la debida atención a la estética y el diseño exterior de los modelos que salían de su mente y su legado es, a esta altura de las circunstancias, innegable, imborrable e inimitable.

Porsche tenía 76 años de edad y su deceso fue tristemente comunicado este pasado fin de semana por Matthias Müller, Presidente y Consejero Delegado de la marca alemana.
Nacido el 11 de diciembre de 1935, Porsche supo crecer viviendo una infancia empapada de los autos que sus predecesores creaban y compartiendo con ellos muchas horas de su día en medio de los talleres o al lado de los tableros de diseño en donde se daban forma a legendarias máquinas como las que él mismo generaría años más tarde. Ferdinand Alexander Porsche destilaba automovilismo en estado puro por sus poros y dedicó toda su vida a los autos de la marca que lleva su apellido.

Los primeros (grandes) pasos de “Butzi” (tal era su apodo), tuvieron lugar en 1958 cuando tras ingresar a la Oficina de Ingeniería, mostró todas sus capacidades a la hora de esculpir su primer modelo de arcilla, que sería destinado a sustituír al Porsche 356.
Luego, en 1962, fue nombrado engarcado de Diseño de la marca alemana y finalmente pudo dar el gran golpe mostrando al mundo entero su gran creación: el Porsche 901 o… 911. De allí en adelante, la leyenda comenzó a abrirse merecido paso y el resto es historia.
Pero las responsabilidades de Ferdinand Alexander Porsche no se limitaron a los autos de calle y también se encargó del departamento de competición de la marca durante mucho tiempo, con no pocos buenos resultados y muchos autos memorables.
Y… este hombre ha ido mucho más allá todavía: también se ha dedicado a crear elementos de diseño y accesorios tales como anteojos para hombres, lapiceras y relojes entre otras cosas, y todo con su inoculatble sello particular.

Sea como sea, Ferdinand Alexander Porsche ya ha pasado a la historia y atrás ha dejado para nuestro disfrute todo su legado. Inmejorable e inigualable, por cierto. Se ha ido un grande de verdad.