Accidente con suerte en Rusia

Hemos visto aquí en este mismo espacio muchos accidentes realmente locos e increíbles. Los hemos visto de todo tipo y color, pero siempre hay espacio para la sorpresa y para algunas cosas que nunca creeríamos llegar a ver. Definitivamente hay gente que nace dos veces en la vida y seguramente este es el caso. El tremendo accidente que vemos en el video de la nota, marca sin lugar a dudas la nueva fecha de nacimiento de este conductor de un Lada 2017. De eso ya no caben dudas.
Por motivos que aún deben esclarecerse, quien conducía este auto por una ruta rusa se ha distraído (vaya uno a saber los motivos de su distracción… si es que eso ha sucedido) y cuando intentaba superar a un micro por el lado derecho de la cinta asfáltica, el auto se cruzó a la mano contraria y ante la imposibilidad de frenar o cambiar la dirección, terminó impactando muy violentamente contra un camión que circulaba correctamente.

En los primeros instantes, tras ver la violencia del impacto entre el Lada contra el enorme camión, cualquier mortal hubiera pensado lo peor, con las peores consecuencias para el conductor del auto, pero… (casi siempre hay un pero) la cosa fue diferente.
Tras varios trompos en medio de la ruta y tras ser imapctado finalmente de manera lateral por el micro que llevaba la cámara ubicada en su salpicadero (tan habitual ultimamente) el Lada se detiene y ¡oh sorpresa! Comienza a dvertirse el movimineto del conductor dentro del auto.
Un joven pudo finalmente lograr encontrar un hueco que le permita salir totalmente ileso y casi sin un rasguño. Si ésto no es tener un Dios aparte y una dosis extra de suerte… entonces díganme de qué estamos hablando…
Este hombre ha nacido de nuevo y nosotros, gracias al impresionante video captado en la ruta, podemos asegurar que somos testigos privilegiados de un verdadero milagro.
Mírenlo bien al video: no creemos que pueda darse algo igual, alguna otra vez, del mismo modo, en otro lugar y que el resultado sea el mismo.

¿El auto? Bueno… a las pruebas del video nos remitimos: al desarmadero sin vueltas y sin escalas. Destruído por los cuatro costados. Por lo menos el conductor está sano y salvo para poder contarlo. Mirá el video ¿podés creerlo…?