Accidente y milagro en las pruebas para las 24 Horas de Le Mans

ACCIDENTE EN LE MANS 2014

Para aquellos que aún no creen en dos cosas, la extrema seguridad actual de los autos de competición y los milagros, vayan estas imágenes y la crónica.
El 11 de junio de 2014 esas dos cosas quedaron debidamente comprobadas tras el accidente tremendo, dantesco, espeluznante, que protagonizó Loic Duval a bordo de su Audi R18 número 1 mientras realizaba pruebas con miras a las próximas 24 Horas de Le Mans. El impacto infernal ha dejado al auto irreconocible, nada ha quedado del mismo y sin embargo Duval tras ser trasladado en un inicial estado de inconciencia al hospital, terminó la jornada con heridas leves en un brazo y una pierna.
Si todo este combo no es un verdadero milagro y no demuestra la impresionante seguridad extrema de los autos en la actualidad, díganme entonces ¿qué es?

Recordemos que Loic Duval es el campeón vigente de la legendaria prueba de La Sarthé junto a los pilotos Tom Kristensen y Allan McNish. Duval perdió inexplicablemente el control de su Audi en una zona ubicada a la finalización de la recta principal y terminó golpeando realmente de forma muy dura su auto contra un muro. Inicialmente y tras ver el estado en que ha quedado el auto, se pensó en lo peor, pero la llegada de los asistentes pudo despejar las dudas del principio.
La foto que encabeza esta nota (tomada de una captura de video) y el video al final del artículo dan cuenta de la enorme magnitud del golpe de Duval contra el muro en Le Mans.

Los organizadores, como era de esperarse, mostraron bandera roja a casi tres horas de la finalización oficial de las pruebas que se estaban llevando a cabo. Poco y nada de sentido tenía continuar con la faena en una jornada de nervios y tensión marcada por este impresionante accidente que vemos.
Finlamente –y como si realmente importara a esta altura, aunque hay que mencionarlo- Audi ha confirmado casi de inmediato que Loic Duval será reemplazado por el piloto español Marc Gené al comando del Audi R18 en la carera de las 24 Horas de Le Mans.
No me canso de repetirlo: la foto del choque mete miedo y el video, agrega además, algunas otras imágenes no menos tremendas del mal momento vivido.