Saab es absoluta prioridad para General Motors

el-logo-de-saab.jpg

En el Nuevo Testamento se le atribuye a Nuestro Señor Jesucristo, justo antes de ser condenado injustamente y crucificado, una frase que no deja de venir a mi mente: “lo que deba ser que sea rápido…”
Sin pretender comparar situaciones incomparables, lo que rescato para el caso que nos ocupa es la frase, repito. Hoy en día la gente de Saab y todos aquellos que de alguna manera están pensando en que a la marca sueca también se le viene una condena y una cruz enorme, también deben apoyar su cabeza en la almohada repitiendo eso de…“lo que deba ser que sea rápido…”

Es que ésto es como cuando uno se encuentra ante un enfermo terminal. La encrucijada entre una buena solución compartida entre seguir viviendo así o terminar con todo de una vez es algo inevitable y a quienes manejan en definitiva los destinos (léase: la vida) de Saab, vale decir General Motors, le debe estar pasando lo mismo.

Ahora la empresa norteamericana a través de un comunicado de su director general, Fritz Henderson, le hizo saber al mundo que la situación de Saab debe ser resuelta sí o sí a la inmediata brevedad y a partir de ahí General Motors sólo debería concentrarse en sus cuatro marcas principales en Estados Unidos, a saber: Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac. Todo lo que no tenga esos nombres, entiéndase bien… sobra (acá debemos leer: Hummer, Saturn y Pontiac… ah! y Saab, claro).

Ahora en la agenda de los popes de GM el tema de la casa sueca a pasado a ser “La Cuestión Saab” , así, casi como el nombre de una operación secreta de la época de la Segunda Guerra Mundial. Y bueno… secreta no será pero sí efectivamente es una operación que se ha puesto en marcha y que si bien no ha sido anunciada oficialmente por GM como la venta de Saab, se sabe que es un plan estratégico que han elaborado para estudiar las mejores posibilidades de mejorar la salud (¿o la vida?) del grupo y eso… en este planeta se dice: querer estudiar el terreno para vender lo mejor posible.

Sin embargo una cosa sí resulta muy clara: Saab ha sido manoseada por GM, ha sido prácticamente vapuleada y la casa norteamericana ha demostrado ser muy poco cuidadosa con la sueca, de manera que se puede esperar cualquier cosa todavía. Que la vendan totalmente, que la vendan de manera parcial o que terminen haciendo un verdadero desaguisado. Por el bien de todos, esperemos que no sea así.