Abarth 500 G-Tech Sportster

Y no hay nada que hacer… no hay vuelta que darle. El Fiat 500 sigue dando que hablar y sigue dando tela para cortar y (lo que es mejor para nosotros) sigue siendo más que justificada fuente de inspiración para los diferentes preparadores que se encargan del mejor modo (por lo general) de mostrar al mundo su particular visión del pequeño clásico italiano. No es la primera vez que algún preparador hace lo suyo sobre el 500 y en este caso ponemos la mirada sobre la muy interesante versión hecha por los amigos alemanes de G-Tech. Vale la pena sin dudas.

Tal vez una de las principales características de la gente de G-Tech es que ellos se dedican a darle una profunda revisión, incluídas modificaciones claro, a los autos que eligen y esta vez no ha sido la excepción, tal como queda expuesto a la vista. La carrocería del Fiat 500 original ha sido sustancialmente cambiada y como elemento que más salta a la vista debemos mencionar al techo del auto que ha sido bajado notablemente dándole un aspecto muy diferente y definitivamente mucho más agresivo al auto. De ésto se desprende lógicamente que las ventanillas laterales del 500 se ven sensiblemente modificadas también, logrando un impacto visual realmente muy interesante. En la parte frontal también “han metido mano” y se aprecian unas nuevas y generosas entradas de aire que resultan de lo más atractivo y le sienta realmente muy bien al conjunto en general.

En la parte trasera del auto se ha incorporado además un nuevo alerón que remata del mejor modo la parte alta del techo en el final, mientras que en el habitáculo y en la zona del tablero de comandos también (como se puede apreciar claramente en una de las imágenes) se han aplicado modificaciones notables y dignas de estos preparadores alemanes.

Pero las modificaciones de significación no sólo se limitan a la parte estética o ala aerodinámica del auto, sino que también las prestaciones se ven realmente actualizadas debido a mejoras en el motor y un incremento notable de la potencia del mismo. Este auto lleva un motor de tipo artesanal (en sustitución del original) el cual sin el más mínimo inconveniente llega en la actualidad a los impresionantes 340 CV de potencia final. Habrá también otras versiones del mismo preparador que rondarán los 250 y 224 CV de potencia en un tiempo más. Por ahora estos son los datos de los que se disponen, en tanto que no se ha suministrado información sobre la cantidad de unidades a fabricarse como así tampoco el precio por el cual se comercializarán.