Abandonan un Lamborghini Gallardo

gallardo-abandonado-01.jpg

Pocas cosas deben dar tanta pena como algo abandonado. Sea una casa, sea un auto, sea lo que sea…
La triste sensación de haber sido y ya no ser, la patética y lánguida imagen de la vida detenida en el tiempo, son cosas que mueven y conmueven hasta las mismísimas entrañas, hasta lo más profundo de uno…

gallardo-abandonado-02.jpg

No será ésta ni la primera ni la última vez que nos toque ser testigos impensados de escenas de abandono lamentables. Ya hemos sabido enterarnos de auténticos cementerios de autos (muchos de ellos clásicos y de gran valor) y uno no puede menos que resistirse definitivamente a adaptarse o a acostumbrarse a ver este tipo de lamentables hechos. Pero están allí y son parte de una inocultable realidad.
Mientras millones de personas en el mundo sueñan con poder tener un auto que sea el de sus sueños, los hay quienes los dejan definitivamente abandonados a su suerte y… ya se sabe, la imagen y la sensación no conllevan nada positivo.

gallardo-abandonado-03.jpggallardo-abandonado-04.jpg

Hoy le toca el turno a un magnífico Lamborghini Gallardo. Suena increíble, pero es así y el hecho se ha producido en España, más concretamente en la ciudad de Alicante, para ser más precisos en el estacionamiento del aeropuerto del lugar.
Dicen los que conocen la zona que es uno de los sitios preferidos a la hora de dejar abandonados vehículos. Vaya uno a saber por qué, pero así sucede. Lo que no se ha dado muchas veces es esto de ver abandonado un auto de gran valor monetario y de tan alta gama, ya que siempre se ha dado con autos más “terrenales”. Pero dicen que para todo hay una primera vez y esa primera vez le ha llegado lamentablemente a este Gallardo que más de uno de nosotros desea fervientemente…mientras que alguien se lo ha “olvidado” en el estacionamiento.

El polvillo acumulado delata un largo tiempo de abandono y como se verá no han faltado tampoco los que siempre se encargan de dejar su huella y a modo de graffiti escriben mensajes inconducentes…
Sin dramatizar (y entendiendo de lo que hablamos…) diremos que se trata verdaderamente de un pecado imperdonable… La próxima vez que me avisen y me lo quedo yo…