490.000 unidades de Chrysler a revisión

CHRYSLER 200

Las llamadas a revisión se siguen sucediendo, por lo menos en los mercados automotrices de los países que se toman en serio ciertos temas. No es la primera vez ni la última que seremos testigos de estas llamadas destinadas a solucionar ciertos inconvenientes. En esta oportunidad nos toca darle una mirada a lo que le sucede a la casa norteamericana Chrysler. A algunos modelos de la marca ya se los había convocado a revisión un largo tiempo atrás y ahora vuelven a las andadas. Se ha informado que se han enviado notificaciones a los propietarios de unas 490.000 unidades de distintos modelos de la casa, a saber: Dodge Nitro, Jeep Liberty (Cherokee), Chrysler 200 (en la foto de la nota) y también Chrysler Sebring. Una variopinta selección de modelos que aparentemente no tienen nada en común, excepto un inconveniente supuestamente detectado en los apoyacabezas activos.
Las unidades de esos modelos que se han convocado son las fabricadas entre los años 2011 y 2013 y el problema detectado estaría focalizado en la gestión electrónica de la activación de los apoyacabezas, lo cual haría que funcionen de manera incorrecta.
No se ha abundado mucho en los detalles sobre el problema en cuestión y tampoco se ha hablado sobre las posibles consecuencias derivadas del mismo. Ha sido muy escueto el comunicado de Chrysler al respecto y sólo contamos con esa información sobre el posible inconveniente detectado.
Aunque al respecto también habrá que aclarar que se ha comentado que muy posiblemente el problema se haya generado a causa de microcontroladores defectuosos que se han producido tras el impresionante y devastador tsunami que arrasó prácticamente todo el norte de Japón en el año 2011.
La fabricación de los mismos podría haberse visto afectada por desperfectos y daños en la fábrica a causa del desastre natural.

Un dato: de un total de 490.000 unidades de los modelos anteriormente mencionados que han sido convocadas a revisión, sólo unas 12.000 unidades han sido comercializadas fuera del territorio de los Estados Unidos (lugar desde el cual se ha generado la llamada masiva a revisión). De modo tal que los propietarios de los modelos con posibles inconvenientes, que hayan adquirido sus unidades entre 2011 y 2013 y residan en otros lugares del mundo (la mayoría de ellos en Europa) deberían ocuparse de acercarse a los concesionarios de la firma para asegurarse de que todo esté en condiciones o, en su defecto, proceder a la solución del inconveniente.