400.000 Chevrolet Impala deberían ir a revisión…¿irán?

Resulta sencillamente increíble (¿o no tanto?) lo que está sucediendo por estas horas en los Estados Unidos con los Chevrolet Impala. La cosa para General Motors ya había comenzado durante 2010, cuando debieron llamarse a revisión unas 300.000 unidades del Chevrolet Impala por problemas detectados en los cinturones de seguridad. Tras la tremenda crisis vivida por la empresa y tras la quiebra clamorosa, la marca se las ha visto negras para hacer frente a los inconvenientes y ahora pagan los platos rotos los usuarios de otros Impala que deberían ser revisados.
¿Cómo es esta historia? ¿qué es lo que está sucediendo? Lo explicamos así: se estima por estas horas que hay unas 400.000 unidades de Chevrolet Impala que tendrían algun desprefecto en el sistema de suspensión, pero… no todas esas unidades han sido llamadas a revisión para solucionar el problema. Las únicas unidades que hasta ahora han sido reparadas han sido las destinadas a los diferentes cuerpos de Policía del país y allí se ha terminado el tema… Los usuarios “civiles”, los dueños de Impala “comunes y corrientes” a aguantarse y a conformarse con lo que hay: nada de nada.
Tremendo lío el que se está armando en Estados Unidos con ésto.

Es que la General Motors se defiende diciendo que al ser modelos fabricados antes de la bancarrota del año 2009 (concretamente entre 2007 y 2008), la responsabilidad no corre por su cuenta sino que todo debe correr por cuenta y cargo de Motors Liquidation Corp., que es ni más ni menos que la empresa residual devenida tras la ayuda gubernamental. Así de simple.
En el medio de todo este entuerto, los usuarios, los pobres y (ahora) desamparados usuarios que van como bola sin manija sin que nadie se digne de darles una merecida y adecuada respuesta a su problema.

Ahora el hierro caliente ha quedado en manos de Motors Liquidation Corp. y será de esperar que los usuarios damnificados por esta irregular situación no se queden con los brazos cruzados. El tema, casi con toda seguridad, terminará de un momento a otro en una demanda masiva en los Tribunales. Pero para los usuarios los problemas podrían continuar, ya que legalmente General Motors no está obligada a actuar en esta oportunidad, de modo que el tema seguramente será para seguirlo muy de cerca y sin dudas dividirá las aguas en dos. Finalmente… 400.000 Chevrolet Impala deberían haber ido a revisión… ¿irán todos finalmente?