2.308 metros: Record Guinness de derrape con un Mercedes Benz C63AMG

Señoras y señores, amantes de la espectacularidad, a ponerse de pie se ha dicho: estamos en presencia de un impresionante y maravilloso nuevo record mundial en el mundo de los autos. Tal como la imagen de la nota (y el fenomenal video que les presentamos) muestra, el protagonista excluyente ha sido en esta oportunidad un Mercedes Benz C63 AMG. El lugar elegido: el Mercedes Benz World, ubicado en la localidad de Weybridge, en el Reino Unido de la Gran Bretaña. El conductor: Mauro Calo, experimentadísimo piloto de la casa alemana de la Estrella de Tres Puntas y colaborador invaluable de diferentes revistas del mundo motor.
El escenario: una escueta y bien delimitada pista de pruebas en el Mercedes Benz World.
Los testigos: el público presente y (lo más importante) la gente encargada de chequear todo acerca de los records mundiales Guinness.
Todos esos ingredientes sirvieron para darle forma a algo sencillamente fenomenal. El hecho significó la consagración de Mauro Calo a bordo de esta belleza alemana, como el hombre que ha logrado realizar el derrape controlado más extenso del mundo sobre un auto.
Aquí está lo logrado por Calo: ni más ni menos que unos increíbles 2.308 metros (sí, leen correctamente y no hay ningún error). Esto significa simplemente 394 metros más que el anterior record mundial intentando la misma “hazaña”.

Después del inicio y la preparación necesarios, Calo se dispuso sin más trámite a dar 8 vueltas completas al reducido circuito en el Mercedes Benz World, sin prisa y sin pausa, ante el delirio de propios y extraños que observaron atónitos como el auto alemán llevado por el experimentado piloto no dejaba de circular con sus ruedas traseras humeantes. La historia terminó con los neumáticos traseros del C63 AMG prácticamente hechos trizas (sobre todo el del lado derecho) y con un Calo sonriente sosteniendo orgulloso la plaqueta que lo acredita como el merecido acreedor (y generador, en definitiva) del nuevo record mundial.

Ha sido en definitiva, un magnífico Power Slide controlado (de esos que tanto se veían en la viejas carreras de autos de otros tiempos) que se ha extendido por espacio de 8 vueltas y que ha dejado absolutamente maravillados a los espectadores y, demás está decirlo, algo “arruinados” a los riñones del bueno de Mauro Calo. Pero claro, las satisfacciones pueden más que cualquier otra cosa…
Mirá el video con la proeza en el Mercedes Benz World.