15.000 millones de dólares para los 3 grandes

las-tres-marcas.jpg

15.000 millones de dólares puede ser lo que se llamaría vulgarmente “un vagón de guita” para cualquier mortal que se precie… pero para General Motros, Chrysler y Ford (las tres empresas juntas) eso no es prácticamente nada. Es más, significa tan sólo una parte (prácticamente la mitad) de la ayuda que han solicitado oficialmente al Congreso de los Estados Unidos hace unas semanas.

La caída libre de las grandes empresas automotrices norteamericanas y las desesperadas medidas que muchas veces han tenido que tomar en los últimos tiempos hicieron pensar que rápidamente y como si se tratara de una pesadilla maléfica, los tres monstruos automovilísticos yanquis irían a desaparecer repentinamente.
El rescate de 34.000 millones de dólares solicitado a las autoridades del país ahora quedó atrás y luego de varias idas y vueltas (a lo largo de las cuales pareció que la ayuda nunca llegaría) tan sólo han recibido la mitad de lo necesario aunque en cierta medida la inyección de dinero les permitirá no sucumbir y por lo menos llegar con algo de aire fresco hasta el mes de marzo de 2.009 (no mucho más).

Para ese entonces habrá un nuevo presidente en los Estados Unidos (ya ejerciendo desde enero 2.009) y ahí sí… fierrazo al rojo vivo caído de buenas a primeras en las manos de Barack Obama.
El nuevo presidente yanqui deberá (si ya no lo tiene) elaborar rápidamente un plan que le permita no sólo a General Motros, Chrysler y Ford sobrevivir sino además poder sanar sus economías y poder proyectar más allá de sus narices.

Ahora que (parte) el dinero ha llegado, las empresa respiran pero a los trabajadores se les comienza a complicar una vez más: el dinero que falta, ¿de dónde lo sacarán las empresas?… adivinen… adivinen…