1.000 pedidos por el Ferrari LaFerrari

Tal como pintaba la cosa, ya nadie podía tener dudas de que el Ferrari destinado a ser el reemplazo lógico del Enzo (si es que realmente se lo puede reemplazar) iba a ser un rotundo éxito. Y de hecho este auto, lo es… La presentación que la casa italiana hizo recientemente en el Salón de Ginebra ha causado auténtica y más que entendible sensación y así las cosas el modelo en cuestión se convirtió de buenas a primeras en la indiscutida estrella de la muestra. Motivos no faltan.
Y tanta sensación y excitación ha provocado que desde el seno de la marca italiana ya han informado que a menos de una semana desde su “nacimiento oficial”, valga decir u presentación formal en sociedad, se han recibido nada más y nada menos que unas 1.000 solicitudes por esta belleza. Todo muy bien, todo muy lindo, pero… hay un pequeño inconveniente: El Cavallino Rampante solamente estará produciendo (y ya lo habían anunciado) 499 unidades del Ferrari La Ferrari, lo cual significa dos cosas diametralmente opuestas. En primer lugar que la casa italiana se ha asegurado la venta total de la producción que tiene planeada de antemano y en segundo lugar que (lamentablemente) la mitad de los postulantes a quedarse con una belleza semejante, no podrán concretar su sueño…
Es que Ferrari se verá obligada a desestimar el 50% de los pedidos recibidos, cosa que no sucede a cualquiera todos los días por cierto.

Este auto cuesta (y realmente lo vale) la friolera de 1,3 millones de Euros en la actualidad y la marca aún no ha informado quienes de todos los que han realizado su solicitud por el modelo se lo llevará a casa finalmente, como tampoco que otro tipo de requisitos se harán necesarios para hacerse acreedor de un bicho infernal como el que acaban de presentar en sociedad.

Y vaya si hay motivos para esos 1.000 pedidos realizados. Una estética sensacional y pocas veces vista. Una aceleración de 0 a 100 km/h. en apenas 3 segundos, una potencia estimada en unos 960 CV finales y una velocidad de punta de 350 km/h., hacen de este auto una verdadera tentación sobre ruedas y es allí cuando finalmente comprendemos que (teniendo el dinero a disposición) se desvivan por quedarse con un ejemplar. Algo fenomenal. ¿Quiénes serán finalmente los 499 afortunados (nunca mejor dicho…) que se llevarán el auto a casa?